Basado en los resultados del "Estudio Reflex", realizado a instancias de la Comisión Europea, el Colegio de médicos de Viena ha creado un catálogo de consejos que especifican la forma de actuar para mitigar el efecto de los celulares sobre la salud de los usuarios.

El colegio de médicos de Viena advirtió hoy sobre el riesgo para la salud que representa para los niños utilizar en exceso el teléfono móvil debido a los daños que provocan las ondas electromagnéticas de estos aparatos.

Estas consideraciones las realizaron los facultativos austríacos al interpretar el denominado "Estudio Reflex", en el que se especifica que las radiaciones de los teléfonos celulares son genotóxicas (dañinas para el ADN) y potencialmente cancerígenas.

Como primera medida, el Colegio Médico ha creado un catálogo de consejos que especifican la forma de actuar para mitigar el efecto sobre la salud de los usuarios.

Así, se solicita que únicamente se utilice el móvil en caso de urgencia y por corto tiempo, y se prohíbe portar el teléfono en los bolsillos del pantalón y enviar mensajes de texto debajo del pupitre, ya que estas prácticas pueden afectar a la fertilidad.

También se pide que se apague el teléfono por la noche, no se deje cerca de la cabecera de la cama y no se utilicen los videojuegos que ofrecen estos aparatos, estas recomendaciones son también aplicables a los adultos, según los médicos.

"Si una investigación mostrase que un medicamento tuviese los mismos resultados que éste acerca de los móviles se debería retirar inmediatamente del mercado", aseguró hoy a la prensa Erik Huber, experto en medicina ambiental del colegio médico.

"Tenemos que tener en cuenta que los niños son más sensibles a las radiaciones que los adultos ya que los huesos del cráneo son más finos" y los "efectos genotóxicos" son mayores en las células infantiles, añadió el especialista.

El Estudio Reflex se realizó a instancias de la Comisión Europea y contó con la colaboración de 12 prestigiosos centros de investigación de siete países del Viejo Continente.

El grupo investigador alemán Verum coordinó los trabajos y durante cuatro años se analizó cómo la radiación afecta a células humanas y animales en laboratorio.

Los científicos encontraron que, tras ser expuestas a campos electromagnéticos, las células mostraban un notable incremento en los daños del ADN, que no siempre eran reversibles.

Sin embargo, la investigación no probó de forma concluyente que los cambios producidos representen un riesgo para la salud.

La directora del equipo español, Angeles Trillo, explicó en declaraciones a EFE en diciembre de 2004 que es incontestable que los móviles "tienen efectos biológicos a nivel celular y molecular", pero aseguró que "hay que seguir estudiándolo".

EFE