Hace como un año, mi abuela, que tiene 72 años, se hizo una cuenta en Facebook. Aunque al principio le costó un poco, ahora sube fotos, les pone tags, comenta en los muros de sus amigas y es amiga de todos sus nietos (a los que también nos comenta cosas).

Tal vez mi abuela sea un caso un poco extremo, pero la verdad es que Facebook está acogiendo cada vez más a personas mayores, mientras que los más jóvenes están concentrándose en Twitter.

De acuerdo a un estudio realizado por Pew Internet, el promedio de edad de los usuarios de Twitter es 31, mientras que el promedio de los usuarios de Facebook es 33. A primera vista podrá no ser una gran diferencia, pero el dato importante es este: Twitter rejuveneció en un año, mientras que Facebook envejeció.

En Mayo de 2008, el promedio de edad de Facebook era 26 años – lo que implica que envejeció 7 años a la fecha, incorporando a más usuarios mayores.

En Twitter las cosas andan al revés. En Diciembre de 2008, un 19% de los usuarios de Twitter tenía entre 18 y 24 años. En Septiembre de este año, ese porcentaje subió a 37%. Entre 25 y 34 años, el porcentaje pasó de 20% a 31%.

 

¿Están los jóvenes escapándose hacia otros lugares, a medida que los papás (y las abuelas) entran a las redes sociales que antes “eran de ellos”? Sólo hay teorías respecto a este fenómeno, pero lo que sí es seguro es que las redes sociales están incluyendo cada vez a más personas, sin importar la edad, y jóvenes y adultos están interactuando en un sólo espacio digital, lo que viene a romper en parte la brecha digital – generacional que ha existido durante tanto tiempo.