Cuando Microsoft lanzó Windows Vista, el gigante hindú del outsourcing TI Infosys sólo consiguió convencer al 30% de sus usuarios para que llevaran a cabo la migración. “Era como si estuviera diciendo a la gente que se les iba a llevar al dentista”, bromea Marali Krishna, vicepresidente de la compañía. “Vista tenía ciertamente algunas funcionalidades que deseábamos adoptaran los clientes, pero sencillamente no era un sistema amigable”. Pero aquella experiencia no ha cambiado el enfoque de Infosys respecto a la tecnología. Siempre ha implementado las tecnologías emergentes y lo mismo hará con Windows 7 sobre 200 de sus máquinas. Y, en esta ocasión, según Krishna, los usuarios no están quejándose al respecto.

El nuevo sistema operativo ha hecho la vida más fácil a Krishna. Windows 7 le permite realizar su trabajo con menor esfuerzo porque el nuevo sistema operativo de Microsoft reduce las actividades de background, lo que tiene como resultado una mejor gestión de procesador y potencia, explica este ejecutivo. Además, le ayuda a controlar la existencia de software no autorizado a través de alrededor de 5.000 proyectos. “La funcionalidad de seguridad Migrando a Windows 7 0mejorada App Locker es una auténtica maravilla”, subraya.

Si Infosys aún ha migrado sólo 200 máquinas, el único motivo es que determinado software de terceras partes, como las herramientas de encriptación y VPN aún no han sido certificadas para correr sobre Windows 7, y que determinadas funcionalidades, como Bitlocker, todavía no han alcanzado un nivel empresarial.

Migrar el 70% de las máquinas en mes y medio
Una vez estos problemas hayan sido resueltos, Krishna espera desplegar el nuevo sistema operativo a gran escala. “Nuestro objetivo es cubrir el 70% de las máquinas en las próximas de cuatro a seis semanas. Estamos constantemente optimizando nuestros costes de infraestructura e intentando siempre ofrecer el entorno más amigable y seguro al usuario. Con Windows 7, Microsoft ha mejorado significativamente el rendimiento, la seguridad y el soporte de su plataforma”.

Migrando a Windows 7 1Por lo que respecta a la compatibilidad y la formación al usuario, probablemente los principales inconvenientes de cualquier migración, Krishna defiende que “no se requiere formación alguna para cambiar a Windows 7”, que está corriendo todo su trabajo sobre el sistema sin haber necesitado actualizar su hardware y que los pequeños problemas de compatibilidad que aún existen pueden resolverse recurriendo al modo “compatibility” incluido en la plataforma.

El sistema operativo que las empresas estaban esperando
De cualquier modo, lo cierto es que la satisfacción de Infosys como usuario de Windows 7 no parece ser un caso aislado. Según un reciente sondeo, el 76% de las empresas planea desplegarlo, y un 30% de ellas espera hacerlo antes de mediados de 2010. El sondeo, llevado a cabo por Information Technology Intelligence Corporation (ITIC) y Sunbelt Software, sugiere que se producirá un ritmo de adopción no alcanzado por ningún otro sistemaoperativo desde la introducción de Windows 2000, cuyo despliegue se vio estimulado por los temores de los responsables de TI al efecto del cambio de siglo sobre los sistemas informáticos.

Además, esta investigación revela que el 78% de las empresas que han probado una copia de Windows 7  consideran la experiencia “buena o excelente”, claro indicio de que Microsoft ha conseguido con sus nuevos desarrollos superar la decepción de muchas de ellas con Windows Vista.

Estos resultados representan sin duda una buena noticia para Microsoft, cuya respuesta bas
ada en el principio de “menos es más” a la complejidad de Windows Vista que ha guiado el desarrollo de Windows 7 parece haber impresionado a los clientes empresariales.

En todo caso, según el estudio, el mayor competidor de Windows 7 será Windows XP, predecesor de Vista. La mayoría de las empresas que no planean desplegar la nueva versión del sistema operativo de Microsoft ha tomado la decisión por su satisfacción con XP.

El segundo motivo más importante para no desplegar Windows 7 es, de acuerdo con el sondeo, la imposibilidad de asumir la inversión en estos momentos. Después de todo, estamos aún inmersos en una recesión de alcance global, lo que, por otra parte, no deja de hacer aún más sorprendentes los altos niveles de despliegue sugeridos.

 

fuente : idg.es