El color de nuestros dientes está determinado por la raza y nuestra genética, básicamente en como nuestro color de piel, ojos o cabello. Está definido por el color de la dentina, el grosor y la calidad del esmalte dental. En realidad, el diente natural absolutamente blanco NO existe, ya que por muy clara que sea la dentina, el blanco no es su color natural.

dientes blancos

Los nuevos tiempos y la sociedad actual nos ha llevado a determinar que una dentadura blanca, brillante y atractiva proporciona seguridad y confianza. Además, son signo de belleza y juventud, iluminan y rejuvenecen el rostro. Son, para muchos, la mejor tarjeta de presentación al mundo.

Cuando muchos parecen tener una dentadura de publicidad, siempre existe quien se observa largo rato en el espejo, pensando no tener solución.

En la odontología de hoy:

La estética tiene cada vez mayor importancia. Nuestra sociedad toma la sonrisa como parte de su presentación personal. No hay nada mejor que sentirse confiado de la apariencia propia, y el aspecto de la sonrisa toma vital importancia en nuestros tiempos.

El blanqueamiento dental es un procedimiento con mucha demanda actualmente, a la par con las carillas dentales. Es un tratamiento estético seguro y rápido, que en pocos días aclarará el color de nuestros dientes. Se ocupa de proporcionar un color blanco y uniforme a la dentadura mediante la utilización de agentes químicos en los dientes, pero sin alterar su estructura básica.

Puede aplicarse desde jóvenes hasta adultos mayores ( cosa que en un principio parecía imposible de lograr en edad avanzada ).

El tono logrado, tiene una garantía entre 1 a 3 años, dependiendo de la edad, hábitos, tipo de procedimiento para blanquear, habilidad del odontólogo e interés en culminar mediante indicaciones del profesional por parte del paciente.

Para blanquear los dientes es importante realizarlo bajo la supervisión del odontólogo y hacer las revisiones previas a dicho procedimiento.

Se toma en cuenta la edad del paciente primeramente, es posible realizar el procedimiento a partir de los 12 años de edad.

Una de las recomendaciones importantes es aplicarlo en pacientes que no sufran de sensibilidad dental previamente. En dicho caso, se debe tratar esta afección para mayor comodidad y efectividad del procedimiento en el paciente.

En pacientes fumadores se puede aplicar el blanqueo, pero es importante tomar en cuenta que el tono logrado finalmente no quedará asentado por el mismo tiempo que se logra un paciente no fumador.

El procedimiento genera, en muy poca proporción, sensibilidad dental, irritación en encías y una sensación áspera en los dientes, lo cual es temporal y reversible. En muchos casos NO aparece.

El procedimiento debe estar precedido por una limpieza minuciosa, y evaluación de posibles abrasiones cervicales, pérdidas de esmalte a nivel del cuello dental o encías retraídas, de presentarse, debe ser restaurado previamente, ya que podría aumentar casos de sensibilidad post-blanqueamiento. Al igual que se debe tomar en cuenta casos de alergias a los agentes blanqueadores.

manchas dientes

Existen diversas técnicas y procedimientos para el blanqueamiento dental. Tratamientos en el sillón dental aplicado por el odontólogo y en domicilio aplicado por el mismo paciente, bajo indicaciones del profesional. También los hay mixtos, que combinan ambas técnicas.

BLANQUEAMIENTO EN EL SILLÓN DENTAL. Peróxido de Hidrógeno-

El profesional protege minuciosamente las encías mediante en gel plástico. Aplica el gel blanqueador el cual es activado por tecnología mediante una lampara LED que genera un rayo de luz.

Mediante este procedimiento el tono logrado varia de 6 meses a 1 año de estabilidad.

Blanqueamiento con gel (uso en casa) Peróxido de Carbamida

El odontólogo previamente confecciona a la medida un molde de goma blanda, delgada y flexible (férula), donde el paciente dispensa el gel blanqueador dispuesto en jeringuillas, a una concentración específica (10-15-20-35%). Dichas concentraciones varían en efectividad y rapidez de resultados. Al igual que tiempo de uso por horas en boca.

ferula dental

El químico en contacto con los dientes, libera lenta y progresivamente oxígeno, que permite aclarar la dentina pigmentada.

Se recomienda el uso de la férula antes de acostarse, el número de noches que indique el odontólogo (2 semanas aproximadamente ), coincidiendo en lo posible en el mismo horario.

Este tipo de procedimiento blanqueador mantiene el tono entre 2 y 3 años, quizás más.

TIPS

  • Las prótesis dentales no se blanquean (coronas, carillas, puentes fijos, etc). De ser el caso, el paciente debe sustituirlas al culminar el blanqueo para así lograr la uniformidad en el tono dental.
  • De presentarse sensibilidad, se controla con algunos productos específicos y variando el tiempo de tratamiento.
  • Mientras dura el tratamiento blanqueador se recomienda NO fumar y evitar, en lo posible, el consumo de cítricos, refrescos, café y té, principalmente en la primera media hora siguiente al quitar la férula luego del tiempo determinado de blanqueo. También debe evitar cepillarse en el transcurso de ese tiempo (en los 30 minutos consecutivos)

Se ha demostrado a través de estudios clínicos que blanquear sus dientes bajo la supervisión del odontólogo es seguro. Da excelentes resultados y plena satisfacción.

Ahora que los dientes amarillos y manchados tienen solución , lo que queda es planificar la visita al odontólogo.

YG- Autor e Información @vitalden