La industria espera vender cerca de 780 millones de unidades este año. Rebasarán los mil millones de unidades en 2009, lo que pone de relieve su lugar como el dispositivo electrónico de consumo más popular

La industria espera vender cerca de 780 millones de unidades este año.

El éxito del sector en las economías avanzadas está siendo reforzado por la adopción cada vez más rápida de esta tecnología en el mundo en desarrollo, donde la combinación de una falta de infraestructura de líneas fijas y una disminución en los precios de los aparatos está provocando que los celulares resulten cada vez más atractivos.

Los dos fabricantes de aparatos más grandes a nivel mundial, Motorola y Nokia, empezarán este año a vender unidades de menos de 40 dólares en países en desarrollo. La región Asia-Pacífico seguirá siendo el principal motor de las ventas, de acuerdo con el pronóstico a cinco años elaborado por Gartner, una firma de investigación tecnológica.

Esta zona aporta la cuarta parte de todas las ventas de teléfonos móviles, pero la proporción se elevará a un tercio hacia el final de la década, al tiempo que la demanda en otros mercados, como África, Latinoamérica y Europa, se estabiliza.

"Las potencias China y la India garantizarán que Asia-Pacífico siga siendo la región de mayor crecimiento en el periodo que abarca nuestro pronóstico", indicó Ben Wood, uno de los autores. "El teléfono de 20 dólares seguramente será una realidad para 2009 y ello abrirá un mercado completamente nuevo pues estará al alcance de los estratos de menores ingresos".

Otro momento histórico se presentará en 2009 cuando la India supere a China como el segundo mercado más grande después de Estados Unidos. Gartner pronostica que la India comprará 139 millones de unidades en 2009, comparado con 131 millones en China. Estados Unidos seguirá siendo el mercado más grande con cerca de 170 millones de unidades.

La investigación de Gartner muestra que el crecimiento prácticamente se detendrá en los mercados más maduros de Europa occidental y Japón para finales de la década.

Wood considera que los mercados con mayor penetración seguirán registrando crecimiento hasta finales de la década, en la medida que los fabricantes se beneficien de lo que llama un "imparable crecimiento de la sustitución" es decir, el cambio de aparatos, desatada por nuevas características como las pantallas a colores y los reproductores de música de los últimos años.

Empero, Wood advirtió que este crecimiento también vendría acompañado por un incremento de las presiones competitivas, pues los usuarios demandan más tecnología por menos dinero. Vaticinó que el precio promedio al mayoreo de un teléfono disminuirá de 174 a 161 dólares en cinco años.

"Al mismo tiempo los aparatos seguirán volviéndose más complicados y tendrán cada vez más funciones", señaló. Pronosticó que sólo los fabricantes que tengan el tamaño para producir más de 10 millones de unidades anuales podrán sobrevivir.

EL UNIVERSAL.COM.MX