Historia y origen del Café 0

¡Ah, el café…! Una fantástica y oscura bebida que nos despierta por la mañana. A algunos de nosotros nos mantiene activos durante el día o espabilados en las sesiones nocturnas de estudio. Lo bebemos como costumbre, lo bebemos por adicción, lo bebemos por su sabor; cualquiera sea la razón, el café es sin duda una bebida muy difundida.

¿Y de dónde proviene esta infusión famosa?
Para los americanos, el café tiene sólo trescientos años de edad. En el Oriente ya se había difundido entre todas las clases sociales desde la antigüedad. Los datos más significativos señalan el año 800 A.C. Sin embargo, Homero y los cuentos árabes hablan de una misteriosa bebida negra con poderes de estimulación que bien podría ser el café.
Alrededor del año 1000 de nuestra era, el café se usaba con fines medicinales. En 1400 un pastor de cabras de Yemen observó a su rebaño comiendo unas bayas rojizas que excitaron mucho a los animales, poniéndolos inquietos. Le informó de su experiencia a un monje, y juntos hervieron las bayas y prepararon una bebida capaz de combatir el sueño y el cansancio.

Pero no importa cómo fue creado: el hecho es que la planta de café se originó en África, en una región de Etiopía conocida como Kaffa. Desde allí se extendió a Egipto, Yemen y Arabia, donde se convirtió en parte de la vida cotidiana.
A fines de los 1500, el café ya era una mercancía que se vendía en Europa. Sin embargo, debido a la creciente demanda de la nueva bebida y las altas tasas de embarque, se intentó crear plantaciones en otros países. Mucho más tarde, alrededor de 1727, se comenzó a cultivar en el norte de Brasil.

Para el siglo XX ya se desarrollaban varios tipos de café para consumo del público. El café descafeinado se creó en 1903, cuando Ludwig Roselius, un importador alemán, donó una partida de granos defectuosos a los investigadores. Éstos desarrollaron el proceso para extraer la cafeína de los granos sin que éstos perdieran su sabor.

El descafeinado se comenzó a comercializar alrededor de 1920. El café instantáneo se produjo masivamente a partir de un invento de George Constant Washington, un químico inglés residente en Guatemala. Mientras esperaba a su esposa para tomar un café con ella, observó en el pico de la cafetera un polvillo fino, que parecía la condensación de los vapores de café. Ésto lo animó a desarrollar el café soluble.
Inició sus experimentos en 1906 y lanzó su invento, el Café Rojo E, al mercado, en 1909. En 1938, la firma Nestle', en su intento por ayudar al Brasil con los excedentes de producción de café, creó el café disecado al frío. Así surgió el Nescafé, y se lo consumió por primera vez en Suiza.

La popularidad del café instantáneo disminuyó en 1956, cuando la televisión comercial se convirtió en la nueva locura de masas. Actualmente, sólo en los EE.UU., se consumen 400.000 millones de tazas de café.

El café es una de las mercaderías más vendidas en todo el mundo, sólo superada por el aceite. Desde un lugar remoto del África hasta millones de alacenas y hogares de todo el mundo, el café se ha convertido en un clásico universal.