Actualidad

Cirugía robótica, tecnología del mañana, hoy

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El Da Vinci Surgical System, que recientemente se presentó en el programa Good Morning America de ABC News, es el robot que más da de qué hablar en el campo de la medicina moderna. En el sentido positivo, ya que se le considera una de las más avanzadas tecnologías para procedimientos mínimamente invasivos

Diseñado para mejorar las destrezas de los cirujanos, Da Vinci ofrece un nuevo enfoque a lo que hasta ahora se conocía como mínimamente invasivo en procedimientos quirúrgicos, que incluye desde histerectomías y miomectomías, cirugías de próstata, procedimientos urológicos y hasta complejas cirugías cardíacas.

“La tecnología del robot nos permite realizar cirugías cardíacas que en realidad son mínimamente invasivas, podemos, por ejemplo, hacer operaciones sin abrir el tórax y sin cortar el hueso del esternón. Hay menor destrucción de tejido”, explica el doctor Niberto Moreno, jefe de Cirugía Cardiotorácica del Baptist Health.

Moreno, pionero en el área de la cirugía de corazón latente –en la que se permite que el corazón continúe bombeando sangre al cuerpo mientras se procede a la cirugía– y en operaciones de corazón mínimamente invasivas, está al frente de este tipo de procedimientos junto con la doctora Lynn Seto, directora de Cirugía Robótica Cardíaca.

Seto cuenta con experiencia previa en el área robótica en el Cleveland Clinic, en Cleveland, Ohio.

Las cirugías tradicionales requieren que el cirujano esté al frente del paciente. Con el Da Vinci, dotado de cuatro brazos robóticos interactivos, el cirujano controla todo desde una consola de computador a cinco pies de distancia. Dos cirujanos lo asisten en la mesa de operaciones.

La cirugía cardíaca implica, por lo general, tres o más incisiones de uno a dos centímetros en el pecho. A través de éstas, los brazos del robot, en cuyos extremos hay diminutos instrumentos quirúrgicos, llegan al área afectada.

Los instrumentos robóticos son dirigidos por los movimientos de las manos del cirujano en el computador.

“La destreza de movimiento de las manos robóticas le permite llegar hasta puntos a los que la flexibilidad de la mano humana no alcanza”, explica Moreno.

“Además, todo se ve más claro. La tecnología nos brinda una visión tridimensional del área; por ejemplo, en el caso del corazón, las estructuras de la válvula mitral se ven completamente definidas”.

Los ojos del robot son diminutas cámaras de alta definición que magnifican hasta 10 veces el área tratada.

“Los lentes tradicionales magnifican la imagen dos o tres veces”, compara el cirujano.

De acuerdo con su fabricante, Intuitive Surgical, existen más de 1,000 sistemas Da Vinci en uso en 930 hospitales del mundo, 825 de ellos en Estados Unidos.

El Mercy Hospital adquirió recientemente el Sistema Quirúrgico con Tecnología Robótica da Vinci Si. Una de las primeras intervenciones con éste fue una histerectomía laparoscópica.

“Sistemas tan novedosos como el Da Vinci Si están cambiando la experiencia de nuestros pacientes en la sala de operaciones. Al ofrecer una visualización superior y permitir mayor destreza, aumenta la eficiencia del procedimiento y mejora el pronóstico clínico de las cirugías”, afirma el doctor Joseph Esposito, director de Urología del Mercy Hospital, quien ha comenzado a utilizar el sistema quirúrgico robótico para procedimientos de la próstata.

“Podemos efectuar laparoscopias y otras cirugías más complejas con un sistema menos invasivo que las técnicas tradicionales”, dice el doctor Eduardo García-Montes, también urólogo del Mercy Hospital.

Los especialistas coinciden en destacar que los pacientes se benefician de la cirugía robótica en diferentes aspectos: causa menos trauma al cuerpo, se presenta menor pérdida de sangre en el procedimiento y se reducen tanto el riesgo de infección como el dolor post operatorio y la estancia en el hospital. Todo esto sumado permite que el paciente se reincorpore rápidamente a sus actividades diarias.

Las cicatrices, por otra parte, son mínimas, comparadas con las de las cirugías tradicionales.

No obstante, no en todos los casos los pacientes son aptos para la cirugía robótica.

“Hay que evaluar cada condición, edad e incluso estado físico del paciente”, advierte Moreno. • 

 

Via: elnuevoherald