Ventajas y desventajas de la  Energía nuclear 0

Entre todas las fuentes de energía con las que contamos, la energía nuclear es una de las más discutidas debido a su carácter polémico, pero también una de las más utilizadas debido a su innumerable cantidad de ventajas asociadas a su uso. Por ello hoy hablaremos de las ventajas y desventajas de la energía nuclear, un tema que debería competernos a todos.

Comencemos definiendo la energía nuclear como el tipo de energía que se libera a partir de las reacciones nucleares. Esta energía es aprovechada por el hombre con diversos fines, como por ejemplo para obtener energía eléctrica, mecánica y térmica, aplicándola con diversas finalidades.

 

Las dos formas que existen para obtener energía nuclear y que se aplican en ciencia y tecnología son la fisión y la fusión nuclear. La primera ocurre en el núcleo de un átomo, el cual se divide en dos o más núcleos liberando otros subproductos, mientras que la fusión nuclear es el proceso por el que varios núcleos se unen para formar un núcleo más pesado.

 

Energía nuclear: Ventajas y desventajas

En primer lugar vale aclarar que la energía nuclear es sumamente ventajosa en varios aspectos.

Por ejemplo, genera gran parte de la energía eléctrica que consumimos día a día, y sólo en la Unión Europea un tercio de la energía eléctrica utilizada se obtiene por energía nuclear, evitando 700 millones de toneladas de CO2 hacia la atmósfera.

Al ser una energía no contaminante, su uso garantiza un daño menor al medio ambiente, evitando el uso de combustibles fósiles, generando con poco combustible mucha energía.

En cuanto a sus desventajas, los riesgos de accidentes nucleares son conocidos. Chernobyl es paradigmático en este aspecto, y si no se toman los recaudos de seguridad necesarios el riesgo para la humanidad es enorme.

De hecho, las centrales nucleares demandan un alto costo de construcción y mantenimiento, y por ello en muchos casos se prefiere el uso de combustibles fósiles.

Además, las posibilidades de usos no pacíficos de la energía nuclear es real, y muchas naciones pueden utilizarlas con fines bélicos absolutamente condenables.