Córdoba (Argentina).-  Un niño de 8 años de edad le pegó con una rama a su mamá y la encerró en su casa para poder concurrir a un cibercafé ubicado frente a su vivienda, de donde fue retirado por la policía.

El caso, difundido hoy por una radio cordobesa a partir de informaciones brindadas por una oyente, testigos y amigos del pequeño cibernauta, sucedió el pasado sábado en el barrio Centroamérica del sector norte de esta ciudad, confirmó la policía.

El chico, identificado sólo por la inicial D., suele concurrir habitualmente al cíber pero como ese día su madre -que está separada- no se lo permitió, se enojó, la golpeó con una rama y la encerró en la casa.

Luego cruzó al cíber y se instaló en una de las máquinas para participar de uno de los juegos en red que se ofrecen a través de internet, que es su pasión, según le dijo a la radio uno de sus amiguitos.

El encargado del local reveló que el chico es un habitué de las máquinas, que ante esa situación la madre le ha solicitado que lo vigile y controle que no se vaya con ningún desconocido y que él mismo suele ofrecerle algún tiempo sin cobrarle, para satisfacer la pasión que el chico tiene por estos juegos.

El sábado último, policías del Comando de Acción Preventiva (CAP) llegaron alertados por la madre para que retiraran al chico del cíber.

"Seguro que me buscan a mí, porque le pegué a mi mamá", le dijo el nene a sus amigos cuando vio a los efectivos.

Según testigos, el chico se asió fuertemente de la mesa de la computadora, aunque no pudo impedir que lo trasladaran hasta la seccional 8va., donde lo contuvieron hasta que su madre lo retiró.

Fuente: Infobae