Durante estos días  comenzó la locura de Google Buzz, la nueva red social de Google que ya ha dado que hablar yque trae consigo a una oleada importante de seguidores, tanto de Twitter como de Gmail, además de usuarios de dispositivos móviles, que de ahora en más podrán decir dónde están, directamente desde su terminal y sin problemas.

En un primer momento parece que Buzz ha llamado la atención de todo el mundo y no es para menos, al fin y al cabo utilizarlo es tan simple como chequear el correo y seguramente muy pronto comenzaremos a decir “voy a revisar mi Buzz” en lugar de Gmail, algo que esperábamos de Wave pero que nunca se cumplió.

Se me ocurrió que sería muy útil enumerar algunas de las cosas que se pueden hacer en Buzz, por lo que preparé este listado que espero les guste:

» Seguidores Automáticos: Lo primero que uno encuentra al llegar es que ya sigue a varias personas sin haber movido un dedo, algo que supuestamente está bueno para ya tener qué leer en el timeline pero que para otros puede ser un horror, especialmente si tienen alguna persona que no les cae con la que se escriben cada tanto. Igualmente ni bien comenzamos nuestro viaje por la “buzzosfera”, podremos definir si realmente vale la pena seguir a esta gente o no.

» Seguidores vs. Seguidos: Las opciones de seguimiento son similares a las Twitter y permiten seguir a una persona, dejar de seguirla o bloquearla, en caso de que no queramos que por ninguna razón pueda seguirnos. También existen las sugerencias que nos invitan a seguir a alguien, las cuales podremos aceptar o directamente ignorar si no queremos que vuelvan a aparecer. Hasta ahora la cosa viene bastante abierta pero estoy seguro que los usuarios con pocos seguidores no van a tardar en aparecer, especialmente cuando su timeline se vuelva un verdadero caos. Cabe destacar que hay casos en los que los usuarios no poseen enlace a su lista de Buzzes, por lo que no es posible bloquearlos por ejemplo, esto pasa cuando la persona en cuestión no publicó ningún mensaje y puede tratarse de un bug…ya que sería imposible eliminar a gente que no escribe.

» Perfil de Google: Cuando nació sabíamos que tarde o temprano serviría para algo y con Google Buzz fue así, ya que se convirtió en visita obligada para saber quién es la persona que nos está siguiendo, siempre y cuando sea público por supuesto. La crítica constructiva (que también llamó la atención de diginota) es que por defecto le muestre a quién seguimos y a quién no, y esto significa básicamente decirle al mundo con qué personas tenemos mayor contacto personal por e-mail (al menos durante los primeros días de uso de Buzz). La manera de eliminarlo es simplemente ir a “Editar Perfil” y destildar “Mostrar la lista de personas a las que sigo y que me siguen“.

» Sitios Conectados: El viejo y conocido Lifestreaming también se encuentra listo para usar en Google Buzz, aunque no conviene enlazar muchos sitios a este servicio para no volver locos a nuestros seguidores. Por otro lado tampoco me termina de convencer el hecho de que los posts se vean completos, ya que se convierte en una especie de Google Reader embebido y pierde un poco el sentido. Lo mejor será limitar la conexión a no más que nuestras Fotos de Flickr o Picasa, videos de YouTube o Twitter, aunque este último tampoco es recomendable por el ruido que genera, ya que las respuestas a un tweet también se publican y pierden sentido dentro del timeline. Lo que más me gustó es que podemos decidir cuáles sitios compartir sólo con amigos o parientes, y cuáles con todos nuestros seguidores.

» Comentarios: Al igual que otros espacios de microblogging como FriendFeed o Plurk, Google Buzz agrega la posibilidad de comentar cada mensaje. Esta acción provoca saltos temporales en el timeline, ya que el zumbido más popular pasa al primer lugar por sobre los más recientes, generando algo similar a lo que ocurre últimamente con Facebook y que Diginota comparó con lo ocurrido en ese espectacular capítulo de Futurama en el que aparecen los Globber Trotter “Time Keeps on Slippin’” (muy bueno jaja!). El único detalle es que los comentarios que hacemos sólo aparecen en el timeline del creador del buzz y no hay manera de enlazarlos.

» Me gusta: Así como Facebook incorporó en algún momento esta opción y que tantos otros sitios visualizan sólo con un pulgar hacia arriba, aquí también podremos decirle al mundo que un Buzz nos gusta. La lástima es que falte un pulgar hacia abajo para que el usuario sepa que lo que dice no fue bien recibido por el resto de los usuarios.

» Enviar por Correo: Qué mejor opción para un servicio integrado a nuestra cuenta de correo que enviar un Buzz interesante a un amigo y que quede guardado en nuestros elementos enviados. Muy práctico.

» Silenciar Buzz: Esta es una opción muy interesante que nos permite dejar de leer aquellos buzzes que pueden llegar a ser molestos, tanto por considerarse SPAM como aquellos cuyos comentarios rebasan nuestra capacidad para leerlos. De esta manera podremos eliminar lo que queramos sin que eso signifique precisamente dejar de seguir a la persona, algo que puede llegar a molestar o a ofender a más de uno.

» Chat: Al igual que el fracasado Wave, Buzz añade la capacidad de chatear con aquellos contactos que son parte de nuestra cuenta de Gtalk, de manera tal de seguir la conversación fuera del timeline y no poner molesto al resto. Esto realmente me parece imprescindible, aunque habría que sumar más opciones al software de mensajería instantánea de Google, como charlar con más de una persona a la vez por ejemplo.

» Enlaces: Cada buzz que generamos tiene su propio enlace, único e inigualable (aunque imposible de recordar) que podemos compartir con el mundo, siempre y cuando sea público por supuesto. Esto nos permite compartir una conversación en otras redes sociales o servicios de una manera más práctica, haciendo click en la pequeña flecha a la derecha del botón de Comentar y seleccionando “Enlace a esta publicación“.

» Bandeja de Entrada: Otro de los problemas de habilitar Google Buzz es que nuestra bandeja de entrada comienza a llenarse de mensajes inútiles avisando que tal o cuál persona respondió a nuestro zumbido. Por suerte se pueden filtrar los mismos yendo a la opción de Configuración, Filtros y colocando donde dice “contiene las palabras”: “label:buzz“. Paso siguiente tendremos que tildar la opción de “Omitir la Bandeja de Entrada” y aplicarle una etiqueta a elección para que queden ordenados.

» Móvil: Particularmente opino que la experiencia del usuario móvil es muchísimo más rica que la del común (en el Nokia N95 funciona perfectamente con la versión 4 de Google Maps), ya que nos permite visualizar en un mapa todos los buzz que se publican en nuestra zona de influencia e incluso comentarlos ahí mismo, de manera tal de encontrar personas que tal vez vivan a una cuadra de casa y que comparten los mismos gustos que nosotros (como tener un iPhone por ejemplo). Claro que esto también significa que justamente los buzz móviles son públicos y que cualquiera puede enterarse dónde estamos en este momento, algo no apto para paranoicos.

» RSS: Google Buzz también añade RSS para exportar nuestras publicaciones a otros medios como Twitter, Facebook o nuestro blog si es que queremos compartirlo en un replicador de lo que hacemos en la Buzzosfera.

» Desactivar Buzz: Es bastante probable que muchos de ustedes no tengan ganas ni de verlo de cerca a Google Buzz y por suerte es posible. Lo único que tienen que hacer es seleccionar la opción “Turn off Buzz” o “Desactivar Buzz” que se encuentra en el pie de página de su cuenta de Gmail y listo, se olvidan que existe.

Creo que eso sería todo por el momento, resta que cada uno de nosotros le saque el mayor jugo posible al mismo. Lo cierto es que las características abiertas de Twitter no terminan de enamorarme de Buzz, especialmente a lo que respecta a hashtags, retweets, integración en blog y otras yerbas, pero todo puede cambiar y el intento de Google por ganarse al mercado es más a favor que en contra.

A Buzzear se ha dicho!

Enlace | Google Buzz