Consumer Reports es de esas publicaciones que lograron, después de un arduo y buen trabajo, tener una reputación muy importante en lo que a la reseña de ordenadores y dispositivos se refiere. Por ese motivo enterarnos que le dio a las nuevas MacBook Air de 11 y 13 pulgadas su puntaje máximo en comparación a otros dispositivos de este estilo es algo que hay que tener en cuenta.

 

El tema es la diferencia de puntaje con la competencia que, a diferencia de lo que se estarán imaginando, es muy grande. Una de las cosas que más se destaca de la Air de 11 pulgadas es, sobre todo, su ergonomía. Además también le dieron una gran importancia a la calidad de la pantalla, su prácticamente inexistente peso y la vida útil de su batería que alcanza las 6 horas y 25 minutos con una utilización continua de aplicaciones. Este modelo logró conseguir 67 puntos sobre 100 mientras que el modelo más cercano, que es la Toshiba Satellite T115D-S1120, tiene 51 sobre 100. A esto me refería cuando dije que el más cercano está bastante lejos.

Por otra parte tenemos el modelo de 13 pulgadas que tuvo incluso un puntaje todavía mayor: de 78 sobre 100. Esto lo convirtió en, al menos según la gente de Consumer Reports, el mejor ordenador portátil que existe en la actualidad (de 13 pulgadas, claro) superando incluso a los MacBook y MacBook Pro del mismo tamaño que, al menos en la teoría, deberían tener un puntaje todavía más grande (tienen 72 y 73 puntos respectivamente). El modelo anterior de la MacBook Air había sido galardonado con 59 puntos sobre 100.

 

En la categoría las 15 y 16 pulgadas las MacBook Pro tuvieron el mismo puntaje que su hermanita más liviana (78/100) sobre todo porque tiene una batería de nada menos que 8 horas y media. Verdaderamente sorprendente.

Y en la última categoría, que corresponde a los pesos pesados de 17 y 18 pulgadas, el mejor se convirtió en el MacBook Pro de 17 por tener una mayor vida útil incluso que el anterior modelo que les comenté. Esta versión pose 9 horas 25 minutos de autonomía que se trata de más del doble que su adversario más cercano. Quizás con este tipo de comparaciones podamos darnos cuenta por qué motivo los productos de Apple cuestan más caros que los de la competencia.

Otro día feliz para el tío Jobs.