Actualidad

Los problemas con la privacidad en Facebook

La red almacena más datos de sus usuarios que cualquier otra compañía o incluso que los gobiernos. Eso hace más peligrosos sus frecuentes fallos de seguridad.

Facebook, la red social más popular de internet, almacena más datos de sus usuarios que cualquier otra compañía privada y muchos más que la mayoría de gobiernos. Esto la convierte en desconcertante y peligrosa en caso de que la web, ya sea por su política interna o por error, permita revelar mucha más información de la que a sus usuarios les gustaría. Por desgracia para Facebook y sus adeptos, esto sucede con mucha frecuencia. Según escribió sucintamente la revista PC World tras la última debacle: "Un nuevo día, una nueva jugarreta de Facebook".

El tropiezo más reciente de la red salió a la luz el miércoles, cuando Facebook alertó de que había detectado un error de seguridad que permitía a los usuarios curiosear en las conversaciones privadas de sus amigos y visualizar las solicitudes de amistad de los demás.

 

En marzo, un error exponía los mensajes privados de muchos usuarios y limitaba su capacidad para ocultar otra información de contacto. Y en diciembre, Facebook cambió su configuración de seguridad, desatando la creación de un nuevo grupo de protesta en la propia red que ahora tiene más de 2,2 millones de seguidores. La nueva configuración comparte automáticamente información de sus usuarios, a menos que éstos tomen las medidas necesarias para ocultar esa información. Eso significa que el nombre, fotografía de perfil, sexo, ciudad actual, redes, lista de amigos y todas las páginas a las que uno se suscriba son de libre acceso para cualquier usuario de internet.

Antes de que esto sucediera estaba Beacon, un sistema de información de Facebook que extraía los datos de los perfiles de sus miembros para enviarles anuncios y visualizaba las visitas de los a sitios externos. Aunque una masiva protesta pública hizo que Facebook tuviera que abandonar esta idea, su recién anunciada iniciativa OpenGraph está siendo igual de polémica. Dado que el objetivo de OpenGraph es acompañar a los miembros de Facebook en sus viajes a cualquier rincón de la web, el problema podría ser mucho más grave. OpenGraph permite a las webs adoptar el sistema Facebook Connect, de manera que las actividades de los usuarios en otras páginas se comparten con todos sus amigos de Facebook.

Algunos aspectos de la idea suenan bien en teoría, porque harán que la web sea más personal. Pero significa también que uno podría exponer sin darse cuenta sus actividades en la red a su pareja, su jefe o alguna de las cientos de personas que pueden ser amigos en Facebook, pero que en realidad son meros conocidos, colegas del trabajo o rivales.

Y esa posibilidad asusta a los defensores de la privacidad. El Electronic Privacy Information Centre interpuso el miércoles una querella ante la Comisión Federal de Comercio. “Facebook continúa manipulando la configuración de privacidad de los usuarios y su propia política de privacidad, de modo que puede tomar información personal proporcionada por los usuarios para un propósito limitado y hacerla ampliamente disponible para fines comerciales", dice Marc Rotenberg, director ejecutivo del grupo, en una carta a la comisión.

Facebook, que adelantó a MySpace como la plataforma preferida por los cibernautas principalmente por el control que concedía a sus usuarios sobre sus perfiles, insiste en que está totalmente comprometido con las necesidades de privacidad de sus miembros. Elliot Schrage, el vicepresidente de Facebook para política pública, dijo al diario The New York Times: "Para un servicio que ha crecido tan drásticamente como nosotros, pensamos que nuestro registro de seguridad no tiene comparación".

Sin embargo, muchos críticos no están de acuerdo y apuntan a los comentarios poco serios del fundador de la red social, Mark Zuckerberg, de 25 años. Éste afirmó en enero que la privacidad ya no es "una norma social". "La gente no sólo se ha acostumbrado a compartir más información de distintos tipos, sino que además lo hace más abiertamente y con más gente", señaló. "Esa norma social es sólo algo que ha evolucionado con el tiempo".

Y, según un estudio reciente de Consumer Reports, no está tan mal encaminado. Realizado a 2.000 hogares estadounidenses usuarios de internet, el estudio revela que dos tercios utilizan Facebook o MySpace. De ellos, un 52 por ciento ha colgado información personal que podría suponer una amenaza para ellos o sus familias, añade la investigación.