Llevaba mucho tiempo generando una rumorología contundente, pero ya está aquí Diaspora, la red social llamada a ser el anti-facebook. El nombre no podía ser más acertado. De origen griego, una diáspora es la dispersión de grupos étnicos o religiosos que han abandonado su lugar de procedencia originaria y que se encuentran repartidos por el mundo (vía wikipedia).

 

Y con esa filosofía nace: la de recoger a todos aquellos apóstatas de otras redes sociales e integrarlos en una nueva plataforma. En Diginota ya hemos conseguido invitaciones, así que queremos hacer un pequeño análisis de lo que hemos visto.

Lo primero que llama la atención es el absoluto minimalismo con que está construido Diaspora. Economía cromática (predominancia de blanco, con gris y enlaces en azul), botones redondeados, muy poquitas botoneras… La primera impresión es que es una mezcla entre Facebook y Yammer.

 

Una vez registrados, puedes entrar en las “account settings” para ponerlo en español. Sorprende que una red social ya cuente con nuestro idioma entre sus traducciones (que son muchas. En la parte superior, debajo del recuadro de búsqueda, se pueden apreciar las diferentes listas (“aspectos” lo han traducido) en las que agrupar a tus contactos. Es terriblemente fácil meter a cada contacto en su lista correspondiente. Simplemente clicar y arrastrar. Lo que se ve esta captura de pantalla es lo que se podría llamar el “muro” de mi lista “trabajo“, donde tengo a Sergio. Cada publicación puede ser comentada debajo, y puedes publicar fotografías aparte de texto. El tema de la privacidad es una de las piedras angulares de esta red social. Así, cada lista es totalmente independiente, sin que las publicaciones que hagas en una aparezca en otras (y aparte el muro principal); y tiene una pestaña para evitar ser encontrado mediante búsqueda por otros usarios.

Sabedores que está compitiendo en un mercado ampliamente dominado por Facebook y Twitter, Diaspora está perfectamente integrado en ambas plataformas, y se puede elegir que las publicaciones que hagamos en el muro general salgan también en estas redes sociales, funcionando así como programa cliente (tipo hootsuite, aunque obviamente solo con esa funcionalidad). También tiene RSS para el seguimiento de comentarios. Y como red social surgida para el mundo del código abierto, Diaspora (o más bien Github) se puede descargar e implementar en tu propio servidor, para construir tu propia red social.

La verdad es que Diaspora, el anti-facebook, está bastante bien. Tiene muy buena pinta, a menos desde el punto de vista del usuario (desde el marketing todavía estoy dándole vueltas). Pero en Socialymedio pensamos que aunque leer sobre Diaspora está muy bien, está mucho mejor probarla. Por eso, regalamos nuestras invitaciones a Diaspora a los primeros en comentar este artículo.

Nota: entre unas cosas y otras, hemos juntado unas 20 invitaciones para repartir, pero si conseguimos más, las daremos igualmente. Pararemos cuando nos quedemos sin. Y si tienes y quieres regalarlas, te invitamos a ofrecerlas en este mismo espacio.

Via: socialymedio.es