España se encuentra en el número 16 de los 25 países miembros de la Unión Europea en el índice de innovación, de acuerdo con la quinta clasificación de la innovación en Europa realizada por la Comisión Europea.

La Comisión asegura que España tiene un rendimiento equilibrado en cada categoría, excepto en la de innovación y espíritu empresarial, en la que cae al lugar 22.

Aunque la mayoría de las tendencias están en o por encima de la media comunitaria, la Comisión califica la tendencia global de ligeramente negativa, y destaca las debilidades en educación de la juventud y en las tecnologías de la información y la comunicación (TIC).

En cuanto a la inversión en I+D, el sector privado es el que muestra resultados más pobres, con un 45 por ciento de la media europea y unas tasas bajas de patentes, que están un 20 por ciento por debajo de la media europea.

Según los datos de la Comisión, este es uno de los retos que tiene para mejorar sus capacidades, junto con la mejora de la formación continua, en la que España está sólo en un 52 por ciento de la media europea.

También habría que aumentar, según los datos, en el gasto total en innovación – que se sitúan en el 69 por ciento de la media europea – y en las TIC, que están un 17 por ciento por debajo de lo que se invierte en la Unión.

POR DETRÁS DE EEUU Y JAPÓN

Además, la Unión Europea sigue sin lograr alcanzar a Estados Unidos en innovación, mientras que Japón se ha alejado aún más, dijo la Comisión Europea.

La Comisión advirtió de que la UE invierte en investigación menos de un tercio de lo que lo hace Estados Unidos, y que los mercados emergentes como China e India se están convirtiendo rápidamente en centros de clase mundial de innovación y desarrollo.

Suecia, Finlandia, Alemania y Dinamarca encabezan la clasificación, con Suiza – que no es uno de los 25 miembros de la Unión – también entre los primeros puestos.

"La clasificación de innovación muestra claramente que tenemos que hacer más por la innovación", declaró en un comunicado el vicepresidente de la Comisión, Günter Verheugen.

Las clasificaciones están basadas en factores como el número de licenciados en ciencias e ingenierías, el gasto en educación o en investigación, presencia de capital riesgo, el empleo en servicios de alta tecnología y el número de patentes.

Los nuevos estados miembros, que entraron en 2004, o estaban en fase de alcanzar a los demás o estaban perdiendo terreno, mientras que la mayoría de los socios más antiguos están a mitad de camino, añadió la Comisión.

Estados Unidos y Japón siguen todavía bastante lejos de la media europea.

"La brecha de innovación entre la UE-25 y Japón está aumentando, y la que hay entre EEUU y la UE está cerca de estabilizarse", manifestó.

En octubre se lanzó un enfoque integrado para promocionar el I+D en la Unión con el que se espera que alcance a otras zonas del mundo.

Fuente: REUTERS