Descubren por qué algunos tréboles tienen cuatro hojas 0

Encontrar un trébol de cuatro hojas es algo extraordinario, que muchos atribuyen a una cuestión de suerte. Un equipo internacional de científicos, entre los que se encuentran investigadores españoles del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), ha conseguido descifrar la causa de este pequeño milagro natural. Se trata de un gen que, al mutar, hace que la Medicago truncatula, una leguminosa de la misma familia que el trébol y la alfalfa, tenga cinco hojas en lugar de tres. Por este motivo, los investigadores creen que podría también ser responsable de la existencia de los tréboles de cuatro hojas.

 

“La formación de nuevas hojas tiene lugar en el ápice del tallo, a partir de unas pequeñas protuberancias, llamadas primordios, formadas por células que se están multiplicando”, explica el científico del CSIC Francisco Madueño. Estas protuberancias crecen y dan lugar a la forma final de la hoja, con una sola lámina. Los de las hojas compuestas, como las del trébol, el tomate o la leguminosa estudiada, tienen mayor capacidad de proliferación.
El estudio ha descubierto que el gen identificado, PALM1, controla de manera precisa la expresión de la proteína SGL1, de manera que cuando PALM1 no funciona, SGL1 se expresa descontroladamente, permitiendo la formación de un mayor número de hojas.
Los investigadores creen que PALM1, que tiene homólogos en muchas otras especies de plantas, puede haber tenido un papel clave en la evolución de esta característica, al generar hojas con formas distintas. Asimismo, el estudio contribuye a entender cómo se regula la forma de la hoja, sentando las bases para poder controlarla en especies de interés agronómico.