En un gran paso técnico y médico que podría aportar una nueva comprensión del síndrome de Down y otros trastornos, científicos han trasplantado un cromosoma casi completamente humano en ratones.
Los roedores creados genéticamente llevan una copia del cromosoma humano 21
.

Es el más pequeño de los 23 pares de cromosomas humanos con aproximadamente 225 genes.
Los niños que sufren de síndrome de Down, que es una de las enfermedades genéticas más comunes, heredan tres cromosomas en lugar de dos.
El logro llega tras trece años de investigación científica en el Instituto Nacional para la Salud Médica en Londres y el Instituto de Neurología.
"Somos muy optimistas de que podremos tener una perspectiva de qué es lo que funciona mal en personas con el síndrome de Down", dijo el doctor Victor Tybulewicz, que dirigió el equipo.
El síndrome de Down, que afecta aproximadamente a uno de cada 800 nacimientos, causa retrasos en el desarrollo físico y mental. Las personas con esta dolencia pueden tener también defectos de corazón, problemas de oídos y un mayor riesgo de sufrir leucemia y Alzheimer a una edad temprana.
"Estos desórdenes a los que son más tendentes quienes tienen el síndrome de Down también afectan a todos los humanos. Es plenamente posible que si conseguimos una perspectiva de lo que sucede en estas personas podremos obtener una visión de qué nos pasa al resto de nosotros", añadió.
La doctora Elizabeth Fisher, del Instituto de Neurología, dijo que la tecnología ayudará a los científicos a averiguar los genes que causan los diferentes aspectos del síndrome de Down y la tendencia a otras dolencias.
"Creemos que esta nueva tecnología nos ayudará a averiguar qué es esto, y qué hacer al respecto", dijo.
En una investigación publicada en la revista Science, los investigadores describieron cómo retiraron los cromosomas de las células humanas. Los cromosomas se hallan en el núcleo de la célula y contienen los genes.
El cromosoma humano fue mezclado con células madre embrionarias de ratón y se les añadió una sustancia que hizo que ambas se fusionaran. Las células madre que absorbieron el cromosoma 21 fueron luego inyectadas en el embrión del ratón que fue reimplantado a la madre. El ratón resultante tiene una copia del cromosoma humano. REUTERS

ultimahora.com