Londres.-  Un joven médico de un hospital de Nottingham, en el centro de Inglaterra, ha llevado a cabo una extraña reclamación, al considerar que su trabajo está pagado en exceso y proponiendo que parte de los salarios de sus colegas sean redistribuidos a trabajadores de la Sanidad peor pagados, como las enfermeras.

En un artículo aparecido en el semanario político New Statesman, Mark Jopling, de 24 años, escribe que gana "la suma fantástica de 37.000 libras (54.000 euros) por año", siendo "uno de los médicos menos cualificados, menos talentosos y menos bien pagados de mi hospital".

"Paso mis jornadas buscando notas de pacientes perdidas, corriendo de izquierda a derecha para hacer peticiones y buscando los resultados de análisis sanguíneos", afirma.

"El presupuesto hiperbólico de la Seguridad Social prevé tanto dinero para que los médicos se paguen coches de lujo y para que podamos abandonar los barrios populares que rodean nuestro hospital para vivir en grandes casas en encantadores pueblos y en propiedades fuera de la ciudad", prosigue.

Las enfermeras tienen, por su parte, un salario anual de 16.000 libras al final de su carrera, y apenas se aproximan al salario de un médico de hospital debutante, recuerda Jopling.

El artículo -con el que el doctor Jopling es consciente de que se ganará "algunos enemigos"- ha sido vilipendiado por la Asociación Médica Británica.

Esta opinión "no es evidentemente compartida por la mayoría de la profesión médica", declaró un portavoz de la asociación al diario Daily Telegraph, que reprodujo algunos comentarios del joven médico.
Fuente: AFP