Otro de los fallos frecuentes en las WiFi son las interferencias eléctricas. Aunque en entornos de alta profesionalización se puede disponer de herramientas hardware y software para resolver el problema, para un usuario promedio las cosas no son sencillas.

(DT, AGENCIAS) La interferencia más habitual hace que nuestra conexión pase de funcionar al 100% de calidad y señal a desconectarse e impedir el tráfico. En ciertos casos pueden ser microondas y, sobre todo, de teléfonos inalámbricos DECT que tiran una señal WiFi cuando se ponen en funcionamiento.

También se puedenvernos afectados por equipos externos, como inhibidores de frecuencia, habituales si vivimos cerca de edificios oficiales. También se pueden sufrir interferencias debido al exceso de puntos de acceso inalámbrico.

Lo primero por hacer es cambiar el canal del WiFi, accediendo a la configuración del punto de acceso/router. Con utilidades como NetStumbler (para XP) o Vistumbler (Vista) se puede ver las WiFi de la zona y los canales que utilizan. En cierto casos lo mejor es buscar un canal separado dos números hacia arriba o abajo del utilizado. Otra alternativa es poner una antena omnidireccional en el punto de acceso WiFi para amplificar su señal.

La opción final es montar un punto de acceso de 5 GHz, una frecuencia distinta a la habitual de 2,4 GHz, que permitirá disfrutar de un espacio radioeléctrico menos saturado.