Una de los puntos débiles que los usuarios finales atribuyen muchas veces a Debian es la falta de un instalador gráfico que les simplifique la tarea de instalar y configurar esta distribución de GNU/Linux, que ya por ella misma arrastra fama de ser difícil y muchas veces inaccesible al público en general, hecho provocado en gran medida por un proceso de instalación que puede pecar de espartano y demasiado técnico, pero que tiene como gran ventaja no esconder ningún tipo de detalle de la instalación y configuración del sistema al usuario.

Dirigido a los usuarios finales, hace más agradable el proceso de instalación del sistema al mismo tiempo que lo simplifica

Con este panorama, no se hace extraño que Debian se haya estancado entre el público con más nivel técnico, y que hayan sido otras las distribuciones en tomar posiciones de delantera en el sector de los usuarios finales. Pese a esto, el objetivo de Debian es crear un sistema operativo universal, útil no solamente para los profesionales de la informática si no también para todo tipo de personas. Y es precisamente con este objetivo que desde hace un tiempo se habla del desarrollo de un instalador gráfico que facilite este primer paso esencial y, por otra parte, tan conflictivo, como es la instalación.

 

El instalador gráfico de Debian se basa en las librerías GTK, las mismas que sirven como base para el entorno gráfico de escritorio Gnome. El hecho de basarlo en estas librerías no es casual: el mismo contrato social de Debian "obliga" a que todo el software incluido con la distribución sea totalmente libre, y las GTK son unas de las mejores y más completas librerías gráficas disponibles bajo una licencia 100% libre.

 

Las primeras capturas de pantalla que nos han llegado de las versiones previas de este instalador sugieren un programa simple pero completo, que permite configurar todos y cada uno de los aspectos a tener en cuenta en un sistema operativo pero que al mismo tiempo nos puede dejar una duda: permitirá al usuario ver la tarea de instalación como algo más simple? Puntos como escoger entre los gestores de arranque Grub o LILO pueden confundir a algunos usuarios inexpertos.

 

Solo nos queda saber cuando se añadirá este instalador a una nueva versión de Debian y ver qué respuesta dan no solo los usuarios que se acerquen por primera o segunda vez a esta distro, si no también la aceptación que tiene por parte de los "incondicionales" debianitas.

 

 

Autor: Guillem Alsina, http://www.imatica.org