Actualidad

Los grandes beneficios del café para la salud

Virtuoso por su capacidad de despertar los sentidos del gusto y del olfato , el café es una de las bebidas más difundidas y consumidas en todo el mundo.

En la actualidad, existe una evidencia científica cada vez más aceptada de que un consumo moderado de café es favorable para la salud ya que, entre otras bondades, aumenta el estado de alerta y estimula el rendimiento mental .

Asimismo, uno de los principales atributos del café es la presencia de los antioxidantes que aportan beneficios a nuestro organismo. El oxígeno, esencial para la vida del ser humano, interactúa constantemente con las células de nuestro cuerpo. En algunos casos, genera reacciones que pueden dañar nuestros tejidos corporales debido a la formación de los radicales libres, que son moléculas que tienen que donar oxígeno y son altamente reactivas e inestables.

En este sentido, el cuerpo tiene que desactivar estos radicales para evitar que causen daño a las células. La defensa contra éstos son los antioxidantes, los cuales son compuestos capaces de neutralizar los radicales libres y de proteger al cuerpo frente a algunas enfermedades degenerativas. Algunos son producidos en el cuerpo y otros están presentes en los alimentos.

El café es la fuente más rica de ácidos fenólicos entre las bebidas que se consumen habitualmente, como el jugo de manzana, de naranja, el vino tinto o los tés negros y verdes . Una taza de 200 ml de café proporciona entre 70 y 350 mg de ácido clorogénico con capacidad antioxidante, lo que le permite atrapar radicales libres.

Asimismo, el consumo de café trae aparejado otros beneficios. Contribuye a cumplir con el requerimiento diario de líquidos y permite cuidar el peso corporal ya que prácticamente no aporta calorías . Si se consume con leche ayuda a cumplir con la ingesta diaria de proteínas y de minerales, como es el caso del calcio. Y también aporta potasio , que es el encargado de regular el equilibrio de agua en nuestro cuerpo, además de ser un nutriente esencial para la correcta contracción muscular y la función cardíaca.