ActualidadVarios

¿Estas molesto, Enfadado e irritable? Podría ser tu mala dieta (Hambre Cerebral)

Los crecientes «observaciones emocionales, no racionales e incluso explosivas» pueden estar vinculadas a dietas modernas poco saludables, «Hambre Cerebral» dicen los investigadores.

¿Estas molesto, Enfadado e irritable? Podría ser tu mala dieta (Hambre Cerebral)
Los productos ultraprocesados contienen solo cantidades triviales de vitaminas y minerales. (Pixabay)

 Los comentarios emocionales, no racionales e incluso explosivos en el discurso público se han intensificado en los últimos años.

Los políticos soportan insultos durante las discusiones legislativas; los científicos reciben correos electrónicos y tweets que contienen abusos verbales y amenazas.

¿Qué está pasando? Esta escalada de retórica airada a veces se atribuye a las redes sociales. Pero, ¿hay otras influencias que alteren los estilos de comunicación?

Investigadores en el campo de la nutrición y la salud mental, y autores de The Better Brain, reconocen que muchos en nuestra sociedad experimentan hambre cerebral, lo que afecta su función cognitiva y regulación de las emociones.

Hambre Cerebral

PRODUCTOS ULTRAPROCESADOS: Obviamente, no somos deficientes en macronutrientes: los norteamericanos tienden a obtener suficientes proteínas, grasas (aunque generalmente no las mejores grasas) e hidratos de carbono (generalmente no los buenos carbohidratos complejos).

Pero estamos siendo engañados con micronutrientes (minerales y vitaminas), particularmente en aquellos cuyas opciones de alimentos están dominadas por productos ultraprocesados.

Los productos ultraprocesados incluyen refrescos, bocadillos envasados, cereales de desayuno endulzados y pepitas de pollo.

Por lo general, contienen solo cantidades triviales de unos pocos micronutrientes a menos que estén fortificados, pero incluso entonces, solo unos pocos en cantidades más altas.

Tres análisis publicados de la Encuesta Canadiense de Salud Comunitaria de 2004 y la Encuesta Nacional de Examen de Salud y Nutrición de los Estados Unidos de 2018 revelaron estas estadísticas aleccionadoras:

En Canadá, en 2004, el 48 por ciento de la ingesta calórica en todas las edades provino de productos ultraprocesados; en los Estados Unidos, el 67 por ciento de lo que consumieron los niños de dos a 19 años y el 57 por ciento de lo que consumieron los adultos en 2018 fueron productos ultraprocesados.

La mayoría de nosotros somos conscientes de que la ingesta dietética es un gran problema en la salud física porque la calidad de la dieta está asociada con condiciones de salud crónicas como la obesidad, la diabetes y las enfermedades cardiovasculares.

El público es menos consciente del impacto de la nutrición en la salud cerebral.

MICRONUTRIENTES Y SÍNTOMAS DE SALUD MENTAL del Hambre Cerebral

Dado que las opciones de alimentos de nuestra sociedad se han movido tan fuertemente hacia productos ultraprocesados, necesitamos aprender sobre la evidencia científica sustancial que demuestra que la ingesta de micronutrientes influye en los síntomas de salud mental, especialmente la irritabilidad, la rabia explosiva y el estado de ánimo inestable.

La base de evidencia científica para esta declaración es ahora vasta, aunque rara vez se menciona en los medios de comunicación que pocos en el público están familiarizados con ella.

Una docena de estudios de países como Canadá, España, Japón y Australia han demostrado que las personas que comen una dieta saludable de alimentos integrales tienen menos síntomas de depresión y ansiedad que las personas que comen una dieta deficiente (en su mayoría productos ultraprocesados).

Te puede Gustar: Dieta para potenciar nuestra inteligencia

Los estudios correlacionales no pueden demostrar que las opciones nutricionales sean la causa de problemas de salud mental.

Para eso, recurrimos a algunos estudios longitudinales prospectivos convincentes en los que las personas sin problemas aparentes de salud mental ingresan al estudio, son evaluadas por sus patrones de salud y dietéticos, luego son seguidas con el tiempo.

Algunos de los resultados han sido asombrosos. En un estudio de unas 89.000 personas en Japón con 10-15 años de seguimiento, la tasa de suicidios en aquellos que consumen una dieta de alimentos integrales fue la mitad de la de aquellos que comían dietas menos saludables, destacando una nueva dirección importante que aún no está cubierta en los programas actuales de prevención del suicidio.

En Canadá, hallazgos igualmente poderosos muestran cómo los patrones dietéticos de los niños, así como seguir otras pautas de salud sobre ejercicio y tiempo frente a la pantalla, predijeron qué niños de 10 a 11 años serían referidos para el diagnóstico de un trastorno mental en los dos años siguientes.

De ello se deduce que la educación nutricional debería ser una de las primeras líneas de tratamiento para los niños en esta situación.

La irritabilidad y el estado de ánimo inestable a menudo caracterizan la depresión, por lo que es relevante que múltiples estudios independientes hayan encontrado que enseñar a las personas con depresión, que consumían dietas relativamente pobres, cómo cambiar a una dieta de estilo mediterráneo de alimentos integrales resultó en mejoras significativas.

Una dieta de estilo mediterráneo suele ser rica en granos enteros, frutas, verduras, nueces, legumbres, mariscos y grasas insaturadas como el aceite de oliva.

En uno de esos estudios, aproximadamente un tercio de las personas que cambiaron a una dieta de alimentos integrales además de su tratamiento regular encontraron que su depresión estaba en remisión después de 12 semanas.

La tasa de remisión en el grupo de control mediante tratamiento regular pero sin cambios en la dieta fue inferior a uno de cada 10. El grupo de dieta de alimentos integrales también informó de un ahorro de costos de alrededor del 20 por ciento en su presupuesto semanal de alimentos.

Este último punto ayuda a disipar el mito de que comer una dieta de productos ultraprocesados es una forma de ahorrar dinero.

La evidencia importante de que la irritabilidad, la rabia explosiva y el estado de ánimo inestable se pueden resolver mejorando la ingesta de micronutrientes proviene de estudios que evalúan suplementos de micronutrientes para tratar problemas de salud mental.

La mayor parte de la conciencia pública se limita a la desafortunada búsqueda de balas mágicas: estudios de un solo nutriente a la vez.

Esa es una forma común de pensar sobre la causalidad (para el problema X, necesitas la medicación Y), pero así no es como funcionan nuestros cerebros.

Para apoyar el metabolismo cerebral, nuestros cerebros requieren al menos 30 micronutrientes para garantizar la producción de neurotransmisores como la serotonina y la dopamina, así como para descomponer y eliminar subproductos metabólicos.

Muchos estudios de tratamientos multinutrientes han encontrado una mejor regulación del estado de ánimo y una menor irritabilidad y rabia explosiva, incluso en ensayos aleatorios controlados con placebo de niños con trastorno por déficit de atención con hiperactividad y desregulación del estado de ánimo.

La evidencia es clara: una población bien nutrida es más capaz de soportar el estrés.

El hambre cerebral oculta es un factor modificable que contribuye a los estallidos emocionales, la agresión e incluso la pérdida de civismo en el discurso público.

Bonnie Kaplan y Julia J Rucklidge son profesoras de la Universidad de Calgary y Canterbury, respectivamente. Este articulo fue traducido  en The Conversation.

Botón volver arriba

Bloqueador de anuncios detectado

Diginota es un sitio sin FINES DE LUCRO los ingresos que recibimos "que son pocos" se utilizan para costear Hosting. Considera deshabilitar el Bloqueador de anuncios en Diginota.com GRACIAS.