Algunos expertos habían propuesto que extirpar el prepucio del pene afectaría el placer sexual para las mujeres. Pero en el nuevo estudio realizado en Uganda, la mayoría de las mujeres dijo que el sexo era igual, si no mejor, después de que sus parejas se habían circuncidado. El trabajo, publicado en BJU International, no examinó el efecto de la circuncisión en el placer sexual masculino. Pero uno de sus autores, Ronald H. Gray, dijo a Reuters Health: "En un estudio previo, no hallamos efectos sobre la función o la satisfacción". Los resultados podrían reducir la diseminación del VIH/sida.

"El hallazgo de que la circuncisión no reduce la satisfacción femenina debería aumentar la aceptación del procedimiento", dijo Gray, profesor de población y planificación familiar de la Escuela de Salud Pública de la Johns Hopkins University, en Baltimore.

Estudios previos en Uganda, Kenia y Sudáfrica habían hallado que la circuncisión reduce entre un 50 y un 60 por ciento la tasa de infección por VIH.

Para el doctor Robert C. Bailey, de la Escuela de Salud Pública de la University of Illinois en Chicago, que no participó en el estudio, el resultado es "único e importante".

"En el este y el sur de África, la alta prevalencia de VIH está asociada con una baja tasa de circuncisión. Si la podemos aumentar, bajaría la prevalencia de VIH en los próximos 10-20 años", explicó.

"La opinión de las mujeres en cuanto al efecto de la circuncisión en la función sexual es realmente importante para aumentar la demanda" del procedimiento, añadió el experto.

Bailey dijo que eso también contrarrestaría el rechazo creciente en algunos pacientes a circuncidar a sus hijos.

"En Estados Unidos existe un movimiento fuerte contra la circuncisión, en especial en la costa occidental. Algunos padres creen reduce la sensibilidad del pene. Pero un pequeño porcentaje dice que siente menos satisfacción después de la circuncisión", indicó el autor.

El estudio incluyó entrevistas con 455 mujeres de 15 a 49 años, antes y después de que sus maridos fueran circuncidados, en un estudio aleatorio sobre la efectividad del procedimiento para prevenir la diseminación del VIH.

Sólo 13 mujeres (el 2,9 por ciento) mencionaron una reducción de la satisfacción después de la circuncisión. El 57 por ciento (255) no sintió cambio alguno y el 39,8 por ciento (177) dijo que aumentó su satisfacción. Esas diferencias no estuvieron asociadas con la edad, la religión o la educación de las mujeres.

El motivo más común del aumento de la satisfacción fue una mayor higiene del pene y otras razones fueron: mayor frecuencia de orgasmos masculinos y femeninos, mayor deseo sexual hacia el hombre y menos problemas en los hombres para mantener la erección.

La causa más común de la reducción de la satisfacción fue la pérdida del deseo sexual. Otras fueron la reducción del deseo sexual masculino y los problemas de erección.