Actualidad

El inquietante ensayo de una universidad de Pensilvania

El inquietante ensayo de una universidad de Pensilvania 0

Una semana de desconexión causó estrés y trastornos del sueño a alumnos y profesores.

Según concluye un reciente experimento de la Universidad de Harrisburg de Ciencia y Tecnología, en Pensilvania
Las redes sociales son adictivas. A quienes permanecen continuamente conectados les puede incrementar el estrés, deteriorar las relaciones persona- les y causar trastornos del sueño. Este estudio pionero consistió en prohibir, durante una semana, a los 800 estudiantes, personal y profesorado el acceso a los sitios sociales como Twitter y Facebook. El resultado, según de- clara Eric Darr, decano de la facultad, es “que estas páginas, especialmente Facebook y la mensajería instantánea, si no se usan de manera apropiada, pueden adueñarse de sus vidas”.

 

 

Los estudiantes mostraron un “comportamiento similar al de los fumadores, que se escapan después de clase para fumar”, añade Darr. Un dato interesante es que al final de una semana sin Facebook muchos participantes se habían mostrado menos estresados y más comunicativos con las personas físicas.

 


Esta dependencia pudo intuir- se cuando, el pasado 23 de septiembre, Facebook estuvo sin acceso durante casi tres horas y la noticia corrió en la red acompañada de un alto grado de preocupación de los usuarios de todo el mundo. Los mensajes lanzados a Twitter a raíz de esta desconexión fueron tan irónicos como reveladores: «Miles de personas desorientadas invaden las calles».
Desde el terreno legal también llegan nuevas presiones para este tipo de redes. En Alemania está prevista la entrada en vigor de la ley Facebook, que establece que las empresas únicamente podrán consultar los datos de candidatos que aparecen en redes sociales profesionales (LinkedIn/ Xing) pero no podrán acceder a informaciones de trabajado- res o de los aspirantes que estén colgados en redes de uso personal.
El objetivo es restringir la práctica, muy común, de los departamenos de selección de personal de explorar en estas páginas información acerca de candidatos y/o empleados. Uno de los problemas que se plan- tea con esta iniciativa es la forma de probar cuándo una empresa ha investigado y tomado en consideración los datos de una red social. En el caso de que sea demostrable la ley, que entrará en vigor durante el primer trimestre del 2011, contempla sanciones de hasta 300.000 euros.
En el mismo sentido, hay que recordar que en España, desde febrero de este mismo año, la legislación vigente establece que la edad mínima para registrarse en Facebook es de 14 años (13 en EEUU). Quienes entienden que el papel de las redes sociales aún está por explotar ven una gran oportunidad en el campo de la educación. Acaba de ver la luz el Proyecto Facebook y la posuniversidad que, según su coordinador Alejandro Piscitelli, ayuda concebir el aprendizaje según un entorno de educación abierto, don- de los alumnos son actores del pro- ceso y no meros destinatarios