El hombre que era alérgico a la ondas de radio 0

 

Cabaña donde vive Per Sergerbäck, libre de todo aparato eléctrico.

El cielo está lleno de ondas electromagnéticas, ciento de miles que de momento, parece que no afectan directamente a la salud del ser humano. Estamos empezando a comprerder poco a poco el impacto sobre nosotros y cómo puede llegar a afectar a gente como es el caso de Per Segerbäck.

Per Sergerbäck vive en una modesta cabaña en una reserva natural a 120Km al norte de Estocolmo. Con la compañía de osos y lobos, limita la visita de seres humanos porque la tecnología hace que se sienta efermo. El pasado verano fue a ver un vecino suyo y durante la conversación el teléfono sonó. Sergerbäck sintió náuseas y en pocos segundos estaba inconsciente.

Sergerbäck sufre EHS (electro-hipersensibilidad) , lo que quiere decir que cualquier tecnología que produzca radiación electromagnética (televisiones, teléfonos, ordenadores, etc …)  provocan varios tipos de reacciones sobre él. Estas reacciones son náuseas, dolores de cabeza, sueño, pérdida de memoria, etc. En casos extremos puede llegar a tener problemas de respiración y taquicardias.

Estamos sumergidos en un mar de radiaciones electromagnéticas que no podemos evitar. Aún no tenemos realmente claro los efectos que pueden llegar a tener sobre nosotros, aunque de momento parece que no son del todo dañinos, excepto el caso de  Sargerbäck.

Ya veremos.

Visto en PopSci.