A pesar de que sabemos que lloverán comentarios de todo tipo, hemos hecho una lista de las cosas que, según nosotras, nos molestan de sobremanera.

Hay muchas cosas que las mujeres detestamos y odiamos de los hombres. Está bien, perfectísimo que todos los seres humanos seamos proclives a cometer errores, pero cuando se trata de la vida cotidiana en pareja, ustedes, hombres, sobrepasan esa línea.

Por supuesto, no para todos aplica esta regla, algunos quieren dejar de pertenecer a ese grupo de hombres que cometen una tras otra,  las cosas que más odiamos.

En ocasiones, las mujeres hemos llegado a pensar que puede tratarse de una conspiración en nuestra contra y ustedes, sabiéndolo de antemano, lo repiten cada vez que nos descuidamos para hacernos caer en la histeria y la neurosis. Claro, a las mujeres se nos da más fácil esto, pero… éste no es el punto aquí.

Por eso, en este día del niño, a pesar de que sabemos que lloverán comentarios de todo tipo, hemos hecho una lista de las cosas que, según nosotras, nos molestan de sobremanera…  y que hacen que perdamos la paciencia como si de niños se tratara.

¡Diviértanse, relájense, tómenlo con calma!  Hombres, respiren y cuenten hasta diez. Esto, como todo lo que ocurre en este día, no es más que un simple juego… Cualquier semejanza con la realidad, con lo que los hombres harán hoy o mañana es mera coincidencia

1. Rascarse "las pelotas" en público. Odiado, asqueroso, inadmisible y todo lo abominable que ustedes imaginen. Así es como vemos a un hombre (¡¡¡mucho más si es el que está a nuestro lado!!!) que va por la calle, rascándose (adelante o atrás, se supone que discretamente) con la mano en el bolsillo. Sí, todos se dan cuenta. Jamás le estrecharíamos la mano a un hombre que alguna vez vimos que hizo eso. Si se trata de nuestra pareja, nos sentiríamos apenadas y quisiéramos cruzar la banqueta rápidamente para que no haya rastro de que venimos juntos. En este caso, para nosotras, salir corriendo es la mejor opción.

2. Dejar la tapa del baño arriba. La mayoría de los hombres aún lo hace. ¿Por qué tendríamos qué enterarnos de que usaron el baño antes que nosotras? ¿Para qué nos serviría tener esa información? Lo más asqueroso para nosotras es precisamente tener que hacer ese trabajo: bajar la tapa, limpiarla (si algunas gotas quedaron escurriendo) y en ocasiones, que son muchas, bajarle a la palanca porque además a veces tampoco hacen eso. Eso nos parece como volver a cambiar pañales.

3. Perfumar el ambiente. Todas aseguran que es de las peores cosas que los hombres pueden hacer frente a una mujer a la que ya le han tomado, digamos, demasiada confianza: los gases y los eructos apestosos. Claro, todos tenemos necesidades, pero parece que ustedes lo hacen como para ganar un concurso… del que siempre resultarán triunfadores. Y si nosotras queremos tener a un hombre campeón, créanme que nunca querríamos tener a uno que venciera en este tipo de competencias.

4. Cuando el futbol es tu otra novia. Está bien tener un pasatiempo que te distraiga la mente, pero cuando se trata del diario, los 365 días del año, es nefasto. Si has dejado de hacer planes con tu chica por ver un partido, estás entre los tipos non deseados por mujer alguna. Ella podrá compartir uno o dos, si le gustan, pero cambiar las actividades por ver a un grupo de hombres corriendo, no es nada excitante.  Si aún más, le pides que cada domingo sea en su casa, que la limpie y prepare las botanas porque tus amigos están por llegar, olvídate de ella para siempre.

5. Dejar la ropa tirada en el baño. ¿Acaso crees que tienes una sirvienta en casa? ¿Que tu mujer irá detrás de ti recogiendo lo que el honorable caballero deje a su paso? Pues no. Esos tiempos ya están muy atrás. Lo mejor que podría hacer tu mujer es dejar todo ahí mismo donde lo dejas para que seas capaz de que cuando ya no tengas ropa limpia, entonces si voltees hacia ella implorando perdón… Demasiado tarde.

6.  Amar a tu carro más que a tu novia. Muchas mujeres no entendemos cómo puedes gastar tanto en tu automóvil y dedicarle más dinero y tiempo que a nosotras mismas. Muchas odian esa parte masculina y aunque no lo entienden, lidian con eso, sobre todo si lo que haces es para impresionar a otras chicas, menos a la tuya.

7. Que comiences a comer antes que ella. Como habíamos dicho anteriormente, las reglas del manual de conducta dicen que uno no puede comenzar a comer hasta que el anfitrión de la casa a la que lo invitan a uno inicie, o por simple caballerosidad, hasta que ella pruebe bocado. Si tu hambre es mucha y no eres muy afecto a seguir las reglas, seguramente te habrás atragantando con cuanto platillo se te puso enfrente antes de siquiera percatarte que ella estaba allí. Si eso pasó, es muy probable que ella ya no esté contigo o te invite a salir. Sí, aunque suene feo, te cambió por uno que sí tiene buenos modales.

8. Que hagas ruidos a la hora de comer. Esos detestables chasquidos son odiosos para cualquier mujer que comparta la comida con un hombre que come con la boca abierta, enseña todo el bocado o se queda con comida en los dientes. Nada más repugnante que eso. ¿Todavía te preguntas por qué ella no te quiso besar?

¿Cómo hacer si ella te reclama alguno de estos puntos?  

 Formas de evitar el chantaje femenino:

1. Asume que tuviste la culpa. No hay nada peor que debatir que no fuiste el culpable, y aún más, echarle toda la responsabilidad a ella. La enloquecerás si haces eso.

2. Nunca te quedes totalmente callado. No te vayas a los extremos cuando ella te reclame algo, más bien trata de opinar, habla poco pero inteligente. Si te quedas callado, creerá que no estás poniendo atención, te quieres zafar del problema o estás dormido con los ojos abiertos.

3. No te comportes como un niño. Compréndela y escúchala, así terminará más rápido su berrinche y tú quedarás como abierto y sensible. Si tomas a la ligera sus reclamos, que son muy reales y fuertes, entonces estarás ganando el rencor de ella en tu contra.

4. No gesticules de más o hagas señas cuando ella está totalmente enojada. Cualquier cosa que hagas de forma burlona será usada en tu contra.

5. No intentes ser divertido (sobre todo si nunca lo logras bien) cuando ella te está reclamando algo. Mejor dile lo linda que se ve, lo inteligente que es y lo mucho que la quieres. Recuerda que siempre tu mejor defensa será decir la verdad y aceptar tus errores.

 

VIA  de10.mx