Ki Bang Lee y otros científicos del Instituto de Bioingeniería y Nanotecnología de Singapur anunciaron que desarrollaron una batería de papel, pequeña, fácil de fabricar y que utiliza como fuente de energía la misma orina que es objeto de su análisis.

EFE.- Científicos de Singapur crearon una batería que genera electricidad a partir de la orina y podría usarse en equipos para detectar ciertas enfermedades, como la diabetes, señala hoy la revista "Micromechanics and Microengineering".

Desde hace varios años la ciencia médica ha tratado de crear "biochips" de bajo costo de fabricación para detectar enfermedades y suministrar resultados instantáneos, pero hasta ahora había sido imposible resolver la necesidad de una fuente de energía barata y pequeña.

Sin embargo, Ki Bang Lee y otros científicos del Instituto de Bioingeniería y Nanotecnología de Singapur anunciaron que desarrollaron una batería de papel pequeña, fácil de fabricar y que utiliza como fuente de energía la misma orina que es objeto de su análisis.

Además de revelar la presencia de la diabetes, el examen de la orina se usa para determinar una serie de enfermedades e infecciones, así como las funciones renales y hepáticas, y el embarazo.

"El objetivo es desarrollar biochips que sean desechables y del tamaño de una tarjeta de crédito. La batería podría ser integrada a esos aparatos y recibiría electricidad en su contacto con bíofluidos, como la orina", dijo Lee.

El científico señaló que su batería generó un voltaje de 1,5 vatios con 0,2 mililitros de orina.

Según el científico, esa batería accionada con orina pone de manifiesto un futuro muy cercano en el que la gente podrá utilizar ese tipo de instrumentos en casa y solicitar cita al médico sólo cuando es estrictamente necesario.

"Estos sistemas de biochips totalmente integrados tienen un enorme potencial en el mercado", afirmó.

mouse.tercera.cl