No sirve con la fecha de nacimiento, el lugar de residencia o el nombre de una mascota. El Instituto Nacional de Tecnologías de la Comunicación (Inteco) ha creado una herramienta para comprobar la efectividad de las contraseñas y ofrece una serie de pautas para crear las llaves de acceso necesarias para el ordenador.

Las contraseñas son más importantes de lo que parece, ya que son la forma de acceder a servicios restringidos y a los datos de usuario, y muchas veces se desconoce cómo hacer buen uso de ellas.

Seis criterios a tener en cuenta: la longitud, la originalidad, la repetición de caracteres, el uso de dígitos, la intercalación de mayúsculas y minúsculas, y el uso de signos.

Si la contraseña no combina letras y números, la extensión deberá ser mayor, para conseguir el mayor grado de protección. También se aumenta la complejidad de la llave si combina mayúsculas y minúsculas, y se recomienda incluir algún símbolo de puntuación.

Otros consejos útiles son los de eliminar cualquier referencia al nombre del usuario u otra información personal, fácil de averiguar. Asimismo, el Inteco aconseja cambiar la contraseña de vez en cuando y hacerlo de forma radical, que no se parezca la nueva clave a la anterior.