La compañía Nec ha desarrollado una batería recargable, de material flexible, que puede ser incorporada a tarjetas inteligentes y unidades RFID.Nec concluyó la semana pasada el desarrollo de una batería ultraplana, flexible y recargable, que puede ser cargada en sólo 30 segundos. La compañía prevé que la batería pueda ser usada, entre otras aplicaciones, en tarjetas e impresos inteligentes.

El invento tiene el nombre Organic Radical Battery (ORB), y utiliza como cátodo un tipo de plástico denominado polímero radical orgánico. El elemento tiene un radical estable en su estructura molecular. La recarga de la batería se produce mediante una reacción de tipo reducción-oxidación en la región radical.

Los polímeros radicales orgánicos asumen una condición de gel electrolito que resulta en una máxima flexibilidad de la batería. Nec informa que la reacción electrolítica de la batería es muy rápida, Producto de la baja resistencia de los componentes, lo que resulta en un tiempo de carga de sólo 30 segundos.

La batería es, además, amigable con el medio ambiente; no contiene metales pesados como mercurio, plomo o cadmio.

La estructura de ORB tiene un espesor de 300 micrometros. La densidad energética de la batería es de 1 Mwh por centímetro cuadrado. Nec recalca que si la batería es instalada en una unidad RFID activa, esta podría funcionar por decenas de horas sin necesidad de recarga.

Nec espera que la nueva batería sea usada a futuro en todo tipo de pequeños terminales ”omnipresentes”.

La compañía presentó la batería la semana pasada, en el marco de su propia exposición iExpo en Tokio.

Imagen: Prototipo de la nueva batería de Nec.

Fuente: diarioti.com