Hace 60 años, cinco aviones militares con 14 tripulantes despegaron desde la ciudad de Fort Lauderdale y se perdieron en el Atlántico cerca del Estado de Florida, dando origen a una de las leyendas más populares del siglo pasado: el Triángulo de las Bermudas.

Una hélice de avión y una placa recuerdan a los pilotos de la Marina que salieron en un viaje de entrenamiento de rutina sobre el Atlántico, hacia las Bahamas, y se esfumaron sobre un área denominada luego ‘Triángulo de las Bermudas’.

El accidente "inició la leyenda del Triángulo de las Bermudas", dijo Jim Reynolds, que dirigió el lunes una pequeña ceremonia para honrar a los desaparecidos, que se lleva a cabo todos los años desde 1990 y esta vez marcó el 60 aniversario del misterioso evento.

El famoso vuelo ha sido objeto de libros y programas de televisión. La escena que abre la famosa película ‘Encuentros en la tercera fase’, de Steven Spielberg, muestra la aparición de los aviones y pilotos del ‘Vuelo 19’ en el desierto mexicano de Sonora, llevados allí posiblemente por un platillo volador.

El ‘Vuelo 19’ salió el 5 de diciembre de 1945 por la tarde desde Fort Lauderdale en dirección a las Bahamas con cinco aviones lanzatorpedos que debían hacer prácticas de tiro, recorrer el área y regresar a su base tras un viaje de unas dos horas.

Un total de 14 tripulantes, entre pilotos, navegadores y artilleros viajaban en los aviones, dirigidos por el teniente Charles Taylor, el único piloto experimentado. Aproximadamente una hora después de despegar, Taylor fue escuchado diciendo por radio: "No sé dónde estamos, debimos habernos perdido (…) mis brújulas están dañadas".

Tras intentar infructuosamente regresar a la base mediante instrucciones por radio, los controladores aéreos perdieron contacto con él y con los demás aviones.

Los 14 tripulantes, que debían estar juntos porque así lo acordaron en caso de tener que lanzar los aviones al mar cuando se acabara el combustible, desaparecieron, y un operativo de búsqueda no halló rastros del vuelo.

Otros 13 militares que salieron en una misión de búsqueda de los aviones desaparecieron también sin rastro, aunque se cree que éstos murieron en una explosión del avión en el que viajaban, conocidas sus filtraciones de combustible.

Una investigación oficial que inicialmente culpó a Taylor por la tragedia fue disputada por su madre, y la Marina luego concluyó que el accidente "ocurrió por causas o razones desconocidas".

Entonces nació la leyenda. En 1974 un libro titulado ‘El Triángulo de las Bermudas’ daba cuenta de numerosas desapariciones de aviones y barcos en una región triangular con vértices en la isla de Bermuda, Miami y San Juan de Puerto Rico.

Entre las causas de las desapariciones se han ofrecido como teorías la existencia de campos magnéticos que dañan los instrumentos de navegación, la aparición súbita de enormes olas que pueden tragarse barcos o puertas a otras dimensiones y bases extraterrestres.

Los escépticos sostienen que no hay más accidentes o desapariciones en la región que en otras regiones similares con un pesado tráfico aéreo y marítimo.

Fuente: AFP