El uso de memorias portátiles puede acarrear problemas de seguridad en las empresas. Según un estudio titulado "Encuesta sobre violaciones en la seguridad de la información”, los smartphones, los reproductores de audio y las memorias portátiles con conexión USB constituyen un riesgo para las políticas de seguridad de las empresas.

Además, el estudio indica que aunque el 33% de las empresas les exigen a los empleados no utilizar estos dispositivos, las compañías hacen muy poco para bloquear su uso en las computadoras. De acuerdo con Dennis Szerszen, portavoz de la firma de seguridad informática Secure Wave, hay un riesgo latente cuando existe la posibilidad de transferir "cuatro gigabytes de información en apenas cinco minutos".

Según el sitio de la BBC, en ocasiones, las memorias portátiles pueden contener valiosos datos sobre empresas o incluso un Estado y son una puerta abierta a la piratería industrial. Por ejemplo, recientemente se descubrió que en un mercado de Afganistán se vendían estos dispositivos con información sobre secretos militares estadounidenses.

Como posible solución al problema, los expertos han sugerido implementar sistemas de encriptación para los datos que se guardan en las memorias USB o sencillamente controlar la cantidad de información que se transfiere a ellas.

Virus

Otros expertos también destacan que estos dispositivos pueden facilitar la contaminación de los sistemas informáticos al intercambiar información entre distintos equipos y sin ningún control. Un usuario puede cargar en una memoria USB un informe para luego acabarlo en su casa. Solo que uno de los dos equipos este contaminado los códigos maliciosos pueden almacenarse en la memoria USB y traspasarse fácilmente a cualquier ordenador donde se conecte la llave.

En el caso de los "smartphones" el peligro podría venir, además del intercambio de la información, en vulnerabilidades que exploten la tecnología Bluetooth para acceder a todos los equipos que tengan abierto este puerto.

fuente:noticiasdot.com