Kuala Lumpur.-  La ciudad malaya de Subang Jaya planea introducir el toque de queda para los videojugadores en un intento por detener el creciente número de adictos.
Las autoridades anunciaron que a partir del año próximo clausurarán los cibercafés que permitan a sus clientes permanecer jugando hasta la madrugada.

Todo comenzó cuando una madre recurrió a la Policía preocupada por la desaparición de su hijo.

El adolescente fue encontrado en un cibercafé, donde había permanecido jugando en línea durante las últimas 48 horas.

Poner fin a los excesos

Las nuevas normas también impondrán a los salones que proveen acceso a internet que tengan áreas separadas para videojugadores y otros que sólo van para navegar o comunicarse por la red.

Las zonas para juegos en línea necesitarán una licencia especial y deberán cerrar a medianoche, incluso durante los fines de semana.

La iniciativa prevé desplegar un equipo de funcionarios que se encargarán de vigilar que la nueva legislación sea estrictamente cumplida.

Cuando se detecte alguna violación, quien se encuentre jugando fuera de hora será expulsado del lugar, mientras que el propietario del local podría perder su licencia.

Los juegos en línea son un negocio multimillonario en Asia, donde atraen a millones de jugadores.

En Corea del Sur, los videojuegos son incluso considerados un deporte profesional.


Fuente: BBC