Actualidad

Torrify, el nuevo navegador para mantenerse anónimo

Hasta hace muy poco, navegar anónimamente implicaba buscar en largas listas de servidores proxy abiertos hasta conseguir uno funcional, o adquirir software como Anonymizer, que redirige tu tráfico a través de sus propios servidores proxy.

La más reciente oferta para ir por la red con privacidad es Torrify, un navegador gratuito basado en Mozilla Firefox que está diseñado para navegar a través de la Tor Network, una red de servidores proxy encriptados a través de la cual se redirige continuamente el tráfico para navegar de forma indetectable.

Sin embargo, este tipo de navegación es considerablemente más lento de lo normal, por lo cual se hace cuesta arriba mantener una constante anonimidad. Para ello, Torrify ofrecerá muy pronto una serie de servicios (a través de sus propias redes Tor) por las que cobrarán entre 10 y 30 dólares de los EEUU y en las cuales – según prometen – no se almacenarán logs de sistema. Mientras el servicio gratuito puede ofrecer una velocidad de hasta 40 KBps, la opción de pago ofrece 200-500Kbps en su versión Plus y hasta 1500Kbps en su versión Premium.

¿Cómo funciona la red Tor?

Tor es una red de túneles virtuales que permite a las personas mejorar la seguridad y privacidad cuando usan Internet.

Tor reduce el riesgo de análisis de tráfico distribuyendo tus transacciones en varios lugares de Internet, de forma que ningún punto pueda seguirse a tu destino. La idea es similar a seguir un camino difícil y tortuoso para perder a alguien que te sigue, eliminando periódicamente tus huellas. En lugar de tomar un camino directo desde tu origen al destino, los paquetes de datos en la red Tor toman un camino aleatorio a través de diversos servidores que borran tus huellas de forma que ningún observador en un punto determinado pueda determinar de donde viene la data o hacia dónde está dirigida.

Tor construye un circuito de conexiones encriptadas a través de los servidores de la red, y cada servidor conoce sólo qué servidor le dio la data y a cuál servidor debe entregar la data. Ningún servidor individual conoce el camino completo que un paquete ha tomado, y el cliente negocia un juego separado de claves de encripción en cada punto del circuito para asegurarse de que desde ningún intermediario pueda hacerse seguimiento a estas conexiones a medida que pasan.

Por razones de eficiencia, Tor utiliza el mismo circuito para conexiones que ocurren dentro del mismo minuto. Las siguiente solicitudes reciben un circuito distinto, para evitar que se pueda correlacionar tus acciones anteriores a las que haces en otro momento. (Tomado de tor.eff.org)