Un hombre fue arrestado por robarse una moto de la fábrica donde trabajaba. Se fue llevando una pieza por vez durante cinco años.
Zhang, un trabajador en una línea de producción de una fábrica de motociletas, siempre quiso una pero no podía pagarla. Así que desde su puesto en la planta de Chongquing, China, empezó a llevarse pequeñas partes.


"No tengo mucho dinero así que se me ocurrió la idea de ir llevándome partes y ensamblarla yo mismo en mi casa", explicó. Al cabo de cinco años se construyó una motocicleta nueva que conducía orgullosamente por la calle. Pero casi inmediatamente fue detenido por la policía que descubrió que la moto no tenía los papeles necesarios.

Zhang admitió el robo y fue multado, penado con prisión en suspenso y obligado a devolver la moto a la fábrica.