Si Ud. cree siquiera sospechar lo que es un peinado ridículo está lejos de la verdad. Estas líneas se lo demostrarán.

A lo largo de las décadas pasadas ha habido modas imperdonables. Pero aun así hay gente que logró sembrar el horror histórico con la sola elección de su corte de cabello. Si esta aseveración le parece osada haga clic aquí y veremos quién está en lo cierto.

Ya sabemos que en los años ochenta los pelos estaban vaporosos y ocupaban un lugar exagerado en las regiones aledañas a la sesera pero esto no era necesario. Observen cómo inexplicablemente esta pareja parece estar orgullosa de las fibras que prosperan en los folículos de su dermis.

Si estos testimonios del mal gusto le han causado impresión no siga por ningún motivo este link. Es más de lo que un corazón sensible puede soportar.

Aunque parezca imposible, todavía hay cosas peores y lo esperan en la página "No juzgues mi cabello".