Dicen que la necesidad es la madre de la ciencia, y está claro que nadie  se atrevería a llevar la contraria a tan sabio refrán. A fin de cuentas hemos visto teléfonos móviles convertidos en microscopios para el tercer mundo e incluso incubadoras hechas con todoterrenos reciclados, pero esto de utilizar una Xbox 360 para prevenir ataques al corazón es algo un poco más complejo de lo habitual.

Simon Scarle, un informático de la Universidad de Warwick, en Inglaterra, ha desarrollado un método para utilizar la consola de Microsoft como detector de defectos cardiacos. El trabajo desciende de un proyecto anterior creado por Scarle cuando todavía era empleado de RARE (¿son genios o no estos chicos?), donde modificó el apartado gráfico de la Xbox 360 para que en lugar de mostrar texturas y polígonos, pudiera observar la forma en que se mueven las señales eléctricas en torno a las células dañadas de un corazón, creando de esta forma un modelo 3D del órgano que puede ser utilizado después por los médicos para hallar posibles anomalías. Además, el sistema resulta considerablemente más económico que los aparatos utilizados normalmente en los hospitales, que también es un plus importante.

Así que ya ves; la PS3 ayuda a curar el cáncer, y la Xbox 360 se encarga de vigilar tu corazón. ¿Quién decía que los videojuegos eran malos para la salud?

[Artículo en inglés]