Curiosidades y Artículos

Una adecuada higiene bucal podría prevenir patologías sistémicas

Una adecuada higiene bucal podría prevenir patologías sistémicas 0

La cavidad bucal, conformada por los dientes, las encías y la lengua, es una de las partes del cuerpo con más concentración de bacterias; por ello, es de vital importancia prestarle la atención necesaria a la higiene de esta zona, para evitar que las bacterias que habitan en la boca se multipliquen y generen placa, una de las principales causas de enfermedades bucales.

La acumulación de placa en las encías produce una inflamación de las mismas, la cual genera sangrado y molestias a la hora del cepillado; esta inflamación, llamada gingivitis puede transformarse (si no es atendida a tiempo) en un problema más serio como la periodontitis, enfermedad que puede ocasionar la pérdida de los dientes y llevar las bacterias acumuladas en la cavidad bucal al torrente sanguíneo.

Estudios han demostrado la relación de la enfermedad periodontal con el desencadenamiento de enfermedades sistémicas, llamadas así porque involucran varios órganos o todo el cuerpo, dentro de estas enfermedades se pueden encontrar dolencias cardiovasculares, problemas respiratorios y hasta puede generar, en el caso de las mujeres embarazadas con periodontitis, el parto prematuro de niños con bajo peso.

Mantener una adecuada higiene bucal beneficia no sólo la cavidad bucal y el aspecto estético de la misma, sino también favorece la salud en general, por lo que se aconseja a las personas que quieran mejorar su rutina diaria de higiene, darle más importancia al aseo de su boca.

Muchos consideran que con cepillarse los dientes después de cada comida es suficiente, pero no es así, ya que la mayoría de las bacterias no se eliminan con la acción mecánica que se genera con el cepillado, por esto también es importante el uso del hilo dental, el cual permite eliminar los residuos de alimentos que puedan quedarse atascados entre los dientes y que favorecen la formación de placa.

Además, es pertinente complementar la limpieza oral con el uso diario de un antiséptico bucal, debido a que su condición líquida permite abarcar la boca en su totalidad y llegar a los espacios que ni el cepillo ni el hilo han cubierto, logrando erradicar de manera eficaz las bacterias.

Los antisépticos bucales a base de aceites esenciales pueden prevenir el riesgo de generar bacteriemias transitorias, es decir presencia de bacterias en el torrente sanguíneo, y además su uso es de vital importancia en pacientes diabéticos, debido a que estas personas tienen un sistema inmunológico un poco más débil, por lo que son más propensos a desarrollar enfermedades periodontales.

Siguiendo estos consejos para mantener una higiene bucal adecuada y asistiendo al menos dos veces al año a chequeos odontológicos se pueden reducir los riesgos de padecer periodontitis y a su vez enfermedades sistémicas.