Actualidad

Modifican el diseño de los portátiles de 100 dólares

El ordenador de bajo costo es una poderosa herramienta de aprendizaje creada por representantes del mundo académico y tecnológico para los niños más pobres que viven en los lugares más remotos y aislados del planeta, explicaron sus promotores en un comunicado difundido esta semana.

El "ordenador portátil de 100 dólares", que ha experimentado un nuevo cambio de diseño, empezará a producirse el próximo año y a venderse a escuelas de zonas pobres y remotas en Brasil, Nigeria, Libia y Argentina. Los nuevos aparatos forman parte del proyecto "Un portátil por niño" que impulsa el Instituto de Tecnología de Massachussets (MIT), y cuyo cerebro es Nicholas Negroponte, cofundador del "Media Lab" en dicho Instituto. El portátil utilizará tecnología Linux y tendrá un procesador de 500 MHz y 128 MB de memoria RAM, con 500 MB de memoria Flash ya que no tendrá unidad de disco duro aunque contará con cuatro puertos USB.
Los ordenadores serán fabricados con una vistosa combinación de colores verde y blanco por la empresa taiwanesa Quanta a partir del primer trimestre del 2007 en una cantidad inicial de diez millones de unidades, aunque las primeras mil de prueba estarán disponibles a partir de noviembre próximo. Según Negroponte, estos ordenadores tendrán conexión de red inalámbrica que, entre otras cosas, les permitirá acoplarse entre sí.

Cada aparato podrá conectarse con su vecino más cercano, creando una red de área local, explicó Negroponte al presentar el nuevo modelo. Una de las características más innovadoras del portátil de 100 dólares es que utiliza una fuente de energía manual: una especie de cordón del que se tira para cargarlo, como el de las cortadoras de césped.

Este mecanismo resuelve la paradoja de cómo poner en marcha un ordenador en las áreas más remotas y pobres del globo que carecen de servicio eléctrico. Esta nueva fuente de energía representa una gran evolución en el diseño, ya que el prototipo anterior requería de una manivela, un mecanismo tan frágil que en una demostración el secretario de las Naciones Unidas, Kofi Annan, se quedó con ella en la mano. "La manivela no era viable", dijo Negroponte en la exposición sobre cómo será el nuevo ordenador, que podrá hacer la mayor parte de lo que hace un aparato convencional, a excepción de guardar grandes cantidades de información.

El proyecto fue iniciado por MIT con el apoyo de las empresas Google, News Corp, AMD, Red Hat y BrightStar y de especialistas como Seymour Papert, Alan Kay y Negroponte. Según sus promotores, el bajo costo de los ordenadores se logra, en primer término, reduciendo drásticamente el precio de la pantalla. "La primera generación de máquinas tendrá una novedosa pantalla dual, que implica mejoras respecto de las pantallas de LCD que se encuentran comúnmente en reproductores de DVD baratos", se explica en el comunicado.

Estas pantallas, que se pueden utilizar en blanco y negro, tienen una alta resolución a la luz del sol y su coste aproximado es de 35 dólares. Otro factor que abarata el costo es que se elimina lo innecesario de las máquinas. "Los portátiles de hoy se han vuelto pesados: dos tercios de sus programas son usados para administrar el otro tercio, y hacen las mismas funciones en nueve formas diferentes", explican los impulsores de la iniciativa. Además, los ordenadores se venderán al por mayor (por millones), directamente a los ministerios de Educación de los países en desarrollo, que podrán distribuirlos como si fueran libros de texto.

Fuente: laflecha.net