Iba a 200 km/h, borracha, semidesnuda y con el carné caducado 0

No, no estamos hablando de la madre de la niña, que con cinco años cogió el coche familiar y lo estrelló en el jardín del vecino. Hasta donde sabemos, no hay parentesco entre ambas personas, simplemente comparten la pasión por conducir.

Porque de lo que no cabe duda es de que a Erin B. Holdsworth, estadounidense de 28 años, le apasiona conducir. De otra forma, la policía no la habría detenido yendo a tó pijo 200 kilómetros por hora y prácticamente desnuda.

Los hechos sucedieron a mediados de mes, pero es ahora cuando hemos conocido los hechos, gracias a la prensa estadounidense que los ha contado con pelos y señales (no sé si es la expresión más adecuada para esta noticia) aportando imágenes que corroboran la historia.

Iba a 200 km/h, borracha, semidesnuda y con el carné caducado 1

Haced un paréntesis y poneos en situación: estáis en la carretera y os adelanta como una flecha un coche conducido por una mujer en topless, con tanga y deportivas (no tacones, como dije antes… me engañó la prensa americana y yo que soy medio ciego ni lo vi). ¿Qué haces? Bueno, realmente, si te ocurre eso tienes tres opciones, como decía aquel examen teórico humorístico:

a) Llamo a Mulder y Scully.

b) Tiro la coca por la ventana.

c) Acelero, a River Phoenix no le adelanta ni Dios.

Chanzas a un lado, los agentes de policía persiguieron a la joven por la Ruta 422 de Brainbridge, Ohio, y la detuvieron (después de ponerle una trampa que pinchó sus ruedas). Cuando Erin bajó del vehículo, los agentes comprobaron que estaba más borracha que Barney el de Los Simpsons y casi desnuda. Hasta entonces no se habían dado cuenta, aunque dado que iba a 200 km/h saltándose todas las señales… lo de que iba un poco piripi no era difícil de intuir (lo de la desnudez era impensable, eso sí).

Al final, a nuestra exhibicionista la acusan de huir de la policía, conducción temeraria, superar el límite de velocidad, rechazar la prueba de alcohol en sangre… y todo ello con el carné caducado. Además, cuando la metieron en el coche policial gritó a los agentes y pateó el vehículo. OLÉ.

PD: Yo supongo que lo hizo porque quería notar el viento en su rostro, quería que la brisa acariciara su pelo… y al final la cosa se le fue de las manos.

Via: 20munutos.es