Los adolescentes negros estadounidenses reciben una dosis mucho mayor de la nicotina de un cigarrillo que sus compañeros de raza blanca, dijeron el viernes unos investigadores.

Esto podría explicar por qué los jóvenes de color fuman menos cigarrillos, de media, que los adolescentes blancos, pero podría indicar que fumar puede ser más peligroso para ellos, según un equipo del Instituto Nacional de Abuso de Drogas (NIDA, por sus siglas en inglés).

"Los actuales descubrimientos, entre los primeros en el metabolismo adolescente de la nicotina, revelan que estas diferencias también tienen lugar durante la adolescencia".

El doctor Eric Moolchan, de la Clínica de Investigación de la Adicción Adolescente al Tabaco del NIDA, en Baltimore, Maryland, escribió en la revista Ethnicity and Disease que analizaron la sangre de 91 adolescentes fumadores, 61 blancos y 30 negros.

Los negros parecían metabolizar de un modo más lento la nicotina, una sustancia altamente adictiva, lo que deja más restos en su sangre que en la de los jóvenes fumadores blancos, hallaron los investigadores. El estudio no fue diseñado para averiguar por qué o cómo pasa esto.

Aunque los adolescentes de color sólo fumaban 15 cigarrillos al día de media, comparados con los casi 20 de los blancos, tienen más presencia en su sangre de un elemento químico llamado cotinina.

La cotinina se produce cuando el cuerpo disgrega la nicotina, lo que confirma que sus cuerpos eliminan la nicotina más lentamente, dijeron los investigadores.

"Nuestros hallazgos apoyan la hipótesis de que existen diferencias raciales y étnicas en el metabolismo de la nicotina entre los fumadores adolescentes, con los negros fumando menos pero estando más expuestos a tanta nicotina que los blancos", declaró Moolchan.

"Esto puede suponer una fuerte advertencia a la juventud negra para que no empiece a fumar en primer lugar", aseguró Volkow.

"También pueden explicar por qué ciertas terapias para dejar de fumar funcionan mejor en algunos segmentos de población que en otros, y por tanto, qué tratamientos tienen que ofrecerse a los jóvenes".

Fuente: Reuters