El Archivo Secreto del Vaticano, uno de los centros de investigación histórica más importantes del mundo –con más de 630 fondos de archivos diferentes, en una extensión de unos 85 kilómetros lineares de estanterías, cubriendo continuamente más de ochocientos años de historia–, puede visitarse en Internet, en la página www.vatican.va.
 

Agencias – Tras escoger el idioma, la página ofrece, en la sección ‘Focus’, aunque de momento sólo en italiano e inglés, un paseo virtual por sus salas entre frescos y documentos. El documento más antiguo se remonta al siglo VIII, mientras que se conserva documentación sin interrupciones a partir del año 1198.

Gracias a las nuevas tecnologías, puede hojearse el pergamino de absolución del Papa Clemente a los superiores de los Templarios (17-20 de agosto de 1308), la carta autógrafa de Miguel Ángel Buonarroti al obispo de Cesena (enero de 1550), o las actas del proceso contra Galileo Galilei (1616 1633).

‘El patrimonio documental del Archivo Secreto Vaticano es decisivo para el estudio de la historia, ya sea por los documentos que afectan a la civilización cristiana, ya sea por los que tienen que ver con la historia de diferentes naciones’, según explica la web del Arzobispado de Madrid.

‘En el caso de algunos países, los documentos vaticanos son los más antiguos, los primeros, con los que tiene lugar el inicio mismo de su historia nacional’, explica la página web vaticana.

El Archivo Vaticano es utilizado, ante todo, por el Papa y por sus colaboradores en la Santa Sede, según establece el ‘motu proprio’ de León XIII del 10 de mayo de 1884. Ese mismo Papa, en 1881, permitió la consulta a los investigadores, ‘convirtiéndose así en el centro de investigaciones históricas más importante del mundo’, añade la página.