Tutoriales Varios

Divx, la alternativa pirata al DVD

Un estándar creado por hackers se convierte en la mayor amenaza para la industria del DVD al permitir introducir todo el contenido de una película en un simple CD-Rom.

Los piratas lo han vuelto a hacer. Descontentos desde su nacimiento con los estándares del DVD, no han parado hasta encontrar una alternativa barata y de calidad, a imagen y semejanza de lo que el MP3 ha sido para el mundo de la música. Ya es posible, mediante un relativamente sencillo proceso de recodificación del contenido del DVD, introducir toda una película de DVD en un CD-Rom con una calidad superior al VHS y no muy inferior al propio DVD. La piratería de películas en el viejo formato de CD-Rom está servida.

¿Qué es el DivX?

Técnicamente, DivX es un formato de codificación de video que funciona sobre Windows 9x y NT y que, combinado con la compresión de audio MP3, consigue una alta calidad de imagen superior a la del VHS con un caudal inferior a 1 Mbit/s.

Traducido a su aplicación práctica, esto permite tener una película de poco más de dos horas en el espacio de un solo CD-Rom convencional. Como contrapartida, los únicos inconvenientes son técnicos: hace falta un equipo moderno -en torno a los 400 Mhz-, con una cantidad de memoria RAM suficiente para la ejecución de los programas de cualquier suite ofimática actual. Más adelante explicaremos cual es el proceso aproximado de creación el DivX a partir de un DVD, lo que promete traer de cabeza a la industria cinematográfica en los próximos meses.

Sin embargo, la primera consecuencia es clara: cualquier ordenador que cuente con una unidad DVD-Rom entre sus componentes (el 90% de los DVD en están instalados en ordenadores multimedia) y se arme de un poco de paciencia, podrá generar un fichero de video y audio de unos 600 megabytes y grabarlo en un soporte (CD-Rom) cuyo coste y tiempo de duplicación es, en ambos casos, insignificante, y por supuesto inferior al coste de cualquier DVD o sistema VHS…

Historia: del DVDForum al primer DivX

… ¡y eso es precisamente lo que se quería evitar al crear el estándar! Para evitar este tipo de prácticas se sacrificó cualquier oportunidad legal del uso del DVD como un sistema de grabación doméstico, y para ello se introdujeron todo tipo de trabas y restricciones que no hicieron sino enturbiar el mercado y ralentizar la introducción masiva del DVD en el mercado doméstico.

El nacimiento del DVD ya fue problemático y provocó serias disputas entre las empresas tecnológicas y las de producción de contenidos, y en ocasiones incluso dentro de ambos grupos. Tras varios años de discusión y elaboración del estándar (a través del DVD Forum) se alcanzaron una serie de compromisos entre todas las empresas involucradas, compromisos que bien podrían ser calificados de torpes o malintencionados. Se establecieron diversas zonas de comercialización cuyos productos eran incompatibles entre sí y fragmentaban un mercado que debería ser mundial debido a las características propias del DVD (múltiples montajes, idiomas y subtítulos) para rentabilizar los ciclos de distribución de los distintos mercados. Esta característica fracasó desde el primer momento por las iniciativas piratas (y a veces desde la propia industria) de usuarios en desacuerdo con que se coartase la libertad de mercado. Además, el principal mecanismo de protección contra copia, el denominado CSS, estaba basado en la colaboración de los fabricantes de reproductores y en la ocultación como mecanismo de seguridad.

Como alternativa fallida frente al DVD se creó el DivX, un disco cuyo funcionamiento expiraba a las 48 horas y permitía su "recarga" para poder visualizar las películas durante más tiempo. El nuevo estándar, promovido por los videoclubs americanos, fue un auténtico fracaso, y en cierto modo el nombre de la alternativa "hacker" se burla de aquel otro traspiés de la industria.

DeCSS

Desafortunadamente para el DVD Forum, uno de los fabricantes de software de reproducción se olvidó de encriptar su clave privada al registrarse en el sistema, provocando que con esa clave privada cualquier pudiera desencriptar cualquier DVD de un modo sencillo, ya que el algoritmo de encriptación fue rápidamente descubierto por medio de la ingeniería inversa.

La ruptura de este sistema se produjo rápidamente, pero debido a que quien había producido y distribuido el código se ocultaba tras pseudónimos crackers no despertó ningún tipo de medida legal, medidas que cayeron brutalmente sobre el primer desarrollador que puso en práctica los principios, válidos en Europa, de que los algoritmos no pueden ser patentados (como no se puede patentar el genoma humano) y publicó el código fuente de su programa desencriptador bajo su nombre real. El juicio a este incauto idealista está siendo costeado por la Asociación en favor de las libertades civiles Fronteras Electrónicas. El DeCSS permite, por lo tanto, el acceso libre a los contenidos de un DVD. Pero debido al bloqueo por parte del DVD Forum de formatos grabables del DVD no es posible la copia de estos contenidos de un modo sencillo y barato. Hasta que la tecnología superó a la industria.

El MPEG-4, un estándar por llegar

El MPEG-4 es el sucesor de los estándares MPEG-1 y MPEG-2 (utilizado en el DVD) de compresión de video, que permanece todavía en forma de borrador (bien es verdad que prácticamente definitivo) y que da un nuevo salto en el orden de magnitud en cuanto al ancho de banda -y por lo tanto, tamaño de almacenamiento- diseñado para obtener mejores rendimientos en el entorno de Internet fija y móvil.

El hecho de no estar completamente finalizado ha provocado la aparición de versiones incompatibles de la implementación, entre ellas la de Microsoft que, denominada MPEG-4V2, apareció temporalmente en su propia página web. Este CODEC (como se denomina a los filtros de codificación-decodificación) fue crackeado posteriormente por un grupo de desarrolladores independientes para mejorar sus características y estabilidad. Este es el CODEC DivX 😉 (el smiley es parte del nombre "oficial") que se puede descargar gratuitamente de http://divx.ctw.cc.

Este es el CODEC que empieza a usarse masivamente en Internet y en círculos universitarios para producir una alternativa barata y prácticamente universal al DVD en la distribución de películas y otros contenidos de video.

Como se hace el DivX 😉

Esencialmente, los pasos son cuatro:

Primero se ha de extraer del DVD el contenido original del disco mediante una herramienta desencriptadora como el DeCSS o similar.

Tras ello, se debe recodificar el contenido de video en su formato original de MPEG-2 al del CODEC DivX ;-). Esto nos generará un fichero AVI sin contenidos de audio.

Por lo tanto, el siguiente paso es convertir el contenido de audio original en codificación Dolby AC3 a formato MP3 de un modo análogo al anterior.

Finalmente, se han mezclar ambas fuentes de información para producir un video en formato AVI con una calidad notablemente superior a la del video convencional.

En las pruebas que hemos tenido la ocasión de realizar en la redacción de Las Noticias los resultados han sido excelentes en la mayoría de los casos. En un próximo artículo en Las Noticias explicaremos detalladamente como crear un video en el nuevo formato.

Consecuencias

Cuando empresas e instituciones actúan de espaldas a los usuarios, situaciones como la actual tienden a ser la tónica en la Era Internet. No es la primera vez que esto sucede, ni probablemente será la última. La absoluta falta de previsión de las instituciones responsables, la utilización de absurdos mecanismos de protección y la incompetencia técnica, siempre tan irresponsable e ignorante de la realidad de la red, facilitan que los usuarios -que hoy ya ostentan el poder, mal que les pese a algunos- sean quienes tomen la iniciativa y creen vías alternativas. El divorcio entre la industria y las personas no puede ser mas evidente.

Y como consecuencias, pocas cosas no obvias se pueden decir. El mercado del DVD, herido ya tras la desprotección del DeCSS, se encuentra ahora ante su declaración de obsolescencia, ya que se ha encontrado con que su antecesor (el CD-Rom), ya presa de un desenfrenado mercado pirata, es la alternativa válida, barata, de calidad y accesible para todos los usuarios. Que cada uno extraiga sus consecuencias, pero probablemente en los próximos meses proliferará el mercado pirata de películas en CD-Rom, el DVD se convertirá en la alternativa de "gama alta" del mercado y esto, o bien acabará con el DVD, o bien lo potenciará. Lo que sí queda claro es que la ignorancia y la falta de previsión de la industria cinematográfica, ya denunciada por algunos durante la elaboración del estándar, ha quedado más en evidencia que nunca.

De este modo, lo que pretendía ser una salvaguarda de la industria cinematográfica a costa de hurtar al usuario la posibilidad de seguir teniendo grabaciones domésticas y de la televisión, se ha convertido en un modo de permitir la piratería, sin que los usuarios hayan recuperado lo que les fue arrebatado en la elaboración del estándar.

Fuente y autor :maestrosdelweb.com