Madrid.- 

Las consolas de videojuegos pueden proporcionar grandes momentos de
entretenimiento, pero también algunos disgustos. Es lo que le ha pasado
a un estadounidense que responde al nombre de Tony y que, según informa
Game Pro, ha descubierto la infidelidad de su mujer usando las
herramientas que proporciona la Nintendo Wii.

Tony, un soldado recién llegado a su país después de pasar varios meses
destinado en Irak, recibió comentarios de algunos amigos que afirmaban
que su mujer se había estado viendo con otro hombre.

Al indignado marido no se le ocurrió otra cosa que comprobar los
avatares de la Wii, los muñequitos que representan a cada jugador, que
en esta consola se llaman Miis. Descubrió que había un personaje
masculino que no estaba allí cuando partió hacia el frente.

Para asegurarse, acudió al calendario de la consola, en la que se
especifican las horas de juego que ha practicado cada Mii, y comprobó
que el desconocido y el avatar de su mujer habían jugado mucho a los
bolos.

Pese a no tratarse de pruebas definitivas, Tony está seguro de saber
qué noches pasó su mujer con el otro. Tan seguro que se ha separado y
está preparando ya los papeles del divorcio.

Fuente: 20 Minutos