La brecha entre ricos y pobres en los países de la OCDE ha llegado a su nivel más alto desde hace más de 30 años, y los gobiernos deben actuar con rapidez para combatir la desigualdad.