Se prevé que para 2010 la audiencia del podcast -que permite “bajar” de internet archivos de audio- llegará a 45 millones de personas. Y, según una investigación realizada en los Estados Unidos por Bridge Ratings, este formato impactará positivamente en la radio, al incrementar su sintonización. Los podcasters ya son numerosos no sólo en ese país sino también en España, la Argentina y México, impulsados por las propias cadenas radiales

De acuerdo con una investigación realizada en los Estados Unidos por Bridge Ratings sobre el crecimiento de usuarios en el universo podcast, -basado en entrevistas con oyentes de radio en 10 mercados nacionales-, y cuyos resultados se conocieron en noviembre pasado, 4,8 millones de personas (bastante más que las 820 mil de 2004) en algún momento de 2005 han bajado un podcast de una radio u otra fuente. El estudio estima que iTunes fue el portal más utilizado para ello.

 

También señala que ese universo se define con dos métricas diferentes: los usuarios semanales y aquellos que alguna vez bajaron y escucharon.

 

Para 2010 estima que la audiencia de podcast crecerá hasta ser –en números conservadores- de unos 45 millones de personas. Los cálculos más agresivos hablan de 75 millones.

En la actualidad, 20 por ciento de esos usuarios baja un promedio de seis podcasts por semana y dedica aproximadamente cuatro horas mensuales a escuchar esos materiales.

 

Como suele ocurrir con este tipo de innovaciones tecnológicas, el grueso de podcasters –activos y pasivos-, se encuentra geográficamente situado en los Estados Unidos. Y, claro, por ahora el idioma dominante es el inglés. 

 

Sin embargo, existen ya podcasters en la región hispanoamericana. Llamativamente, algunos son precisamente radiodifusores como, por ejemplo, Cadena Ser en España, FM La Tribu en la Argentina y RadioAyohui en Santiago de Querétaro, México. 

 

Los obstáculos que enfrenta este medio en la región son, sin duda, los derivados de la todavía baja penetración de Internet en muchos países y, en los más avanzados en esa asignatura, de la banda ancha. Ambos factores vinculados con cuestiones de tipo económicas y educativas.

 

Ahora bien, como ocurre con cada nuevo formato, medio o innovación que aparece, se produce el inevitable interrogante apocalíptico: ¿es el podcasting la muerte de la transmisión radial tal como la conocemos?

 

Según la investigación de Bridgerating, la respuesta es totalmente opuesta: “Hacia 2010, este formato impactará positivamente en la radio al incrementar su sintonización, ya que menos de 20 por ciento escucha los podcasts que baja en un equipo MP3 u otro artefacto digital”.

 

Por su parte Adam Curry, señalado por el “padre pod” por su papel en el desarrollo del podcasting, está convencido que habrá espacio para la radio tradicional, en especial en el ámbito de las noticias. “Si aparece Osama Bin Laden no corran a su ipod para enterarse, se van a decepcionar”, bromeó a la BBC.

 

Leo Laporte, un presentador de radio en Los Ángeles y el creador de un exitoso programa en podcast, dijo que “la radio ha estado moribunda desde hace un par de décadas, el podcasting revive el arte de hacer radio”.

 

La BBC afirma que “un aspecto de este renacimiento es el narrowcasting o el microcasting, transmisiones que apuntan a audiencias limitadas. Así existen programas para madres o dedicados a la cerveza. ‘Hablamos de un millón de nichos diferentes’, explicó JD Lassica, pionero en el campo de los medios con producción ciudadana”.

 

Los expertos hablan de convergencia, a medida que se hace más popular el uso de tecnología inalámbrica y en banda ancha. Convergencia que, otra vez, parece conducir a los teléfonos celulares que, -amén de sus ya múltiples funciones- podrían bajar podcasts y transformarse en aparatos de radio. 

 

“Pensamos que ese es un gran mercado, que permitirá el acceso a podcasting a 2 mil millones de usuarios en el mundo”, advirtió Adrian Smith, de la firma de inversiones Ignition Partners. “La venta de sonidos para los teléfonos celulares por internet se ha transformado en un negocio millonario, ello sugiere que el podcasting puede ser un mercado enorme”, agregó.

 

Habrá que estar atentos a los tiempos y modos en que se desarrolla el fenómeno en nuestros países.

Fuente: ADLATINA.COM/LAFLECHA.NET