El comportamiento de los microprocesadores puede llegar a ser impredecible en algunos aspectos. De hecho puede asemejarse al tiempo atmosférico, pudiéndose estudiar con las herramientas matemáticas del caos determinista.

Estos complejos sistemas tienen cientos de millones de componentes, y la ejecución de un programa cualquiera en uno de estos microprocesadores puede ser altamente variable y presentar oscilaciones aperiódicas, siendo en algunos aspectos impredecible.

Berry, Daniel Perez y Olivier Temam afirman haber aplicado técnicas de análisis basadas en series no lineales para estudiar el comportamiento de estos modernos dispositivos cuando ejecutan un programa prototípico.
Afirman tener fuertes evidencias que les permiten afirmar que su dinámica de comportamiento al ejecutar programas exhibe sensibilidad a las condiciones iniciales. Ésta es la firma inequívoca del caos determinista que, por ejemplo, regula el tiempo atmosférico (el famoso efecto mariposa). El estado final del sistema depende fuertemente del estado inicial.

Aplicado esto a este caso significa que el curso preciso de una computación, incluyendo el tiempo total requerido para realizarla, es sensible al estado del microprocesador en el momento de iniciar el cálculo. Así el tiempo necesario para la ejecución de un mismo programa para que realice la misma tarea estándar varía de una vez para otra.

Por tanto, las ejecuciones de programas sobre los modernos microprocesadores pueden ser consideradas como sistemas complejos y la arquitectura de su construcción se podría beneficiar de las modernas herramientas matemáticas del análisis no lineal y ciencias de la complejidad.

Información completa aquí:
http://arxiv.org/abs/nlin.AO/0506030