La Oficina de Asuntos Públicos de Shangai, China, lanzó una "Guía de Estafadores" para que la gente "no caiga en las trampas de mendigos que fingen necesidades".

La guía ilustrada "Reconociendo Farsantes" presenta una serie de populares estafas, desde mujeres fingiendo embarazos, hasta falsos monjes, pasando por supuestos estudiantes que piden dinero para clases particulares.

"Dentro de la enorme armada de vagabundos existe un cuadro de mendigos que busca aprovecharse de la generosidad de los ciudadanos", puede leerse en el manual lanzado hace un mes por la Oficina de Asuntos Públicos de Shangai.

"No existe truco que ellos no intenten", agrega la presentación, al tiempo que muestra en una ilustración a una adorable pareja de ancianos entregándole una suma de dinero a un sonriente artista falso.

Esta guía es uno de los tantos intentos por parte de las principales ciudades del gigante asiático para manejar la creciente afluencia de mendigos y vagabundos, luego de que en 2003 se eliminaran las leyes que permitían su detención por parte de la policía.

En un intento por mantenerlos alejados de los centros urbanos, se han ajustado aún más los casi inexistentes servicios sociales, buscando además la aprobación de los "legítimos habitantes" de las ciudades.

"No queremos desalentar a la gente a que ayude a los mendigos. Sólo buscamos que no caigan en engaños y terminen ayudando a gente que no lo merece", explicó un oficial de gobierno, que pidió no ser identificado.

A pesar del sostenido crecimiento experimentado por China, más de la mitad de su población aún vive con menos de dos dólares por día, y es por ello que miles de personas de áreas rurales se trasladan a las ciudades en busca de ayuda económica.

noticiaslocas.com