Apenas seis años después de la creación de Facebook y tras cuatro años de la aparición de Twitter, estas páginas se han convertido en una buena forma de captar audiencia para los medios de comunicación tradicionales y prueba de ello son los 1,4 millones de personas que siguen a las principales cadenas de televisión, radios y periódicos a través de redes sociales.

Así, el «Informe 2010 Medios de comunicación españoles en las redes sociales», elaborado por el Gabinete de Análisis Demoscópico (GAD) y al que ha tenido acceso Europa Press, señala que 720.000 personas siguen algún medio de comunión en Facebook, 665.000 lo hacen a través de Twitter y 92.000, en YouTube.
El informe, que profundiza sobre el empleo que los 47 principales medios de comunicación están realizando de las redes sociales para interactuar con sus audiencias, tiene en cuenta indicadores como el número de fans en Facebook, seguidores en Twitter y suscriptores en Youtube, así como si la interacción con los admiradores en Facebook es fluida y el número de «tweets» publicados en Twitter.
Así, el trabajo señala que las cadenas de televisión se han posicionado principalmente en la plataforma de vídeos YouTube, donde tienen casi 90.000 suscriptores fijos, y de donde se descargan cada día cientos de miles de vídeos.
Mientras, la radio es el medio que mejor ha sabido venderse en Facebook, con 335.000 fans. Para los analistas de GAD, la razón de este «liderazgo» de la radio es que esta red social «resulta especialmente adecuada para mantener la complicidad del medio radiofónico en Internet, creando verdaderas comunidades de miles de personas que comparten su afición al mismo programa de radio».
Por su parte, el medio de comunicación más antiguo, la prensa, es el que mejor se está posicionado en una de las redes sociales más novedosas, Twitter, creada en 2006. Las principales cabeceras españolas tienen más de medio millón de seguidores habituales en esta página de microblogging.
El motivo de este éxito entre los periódicos, a juicio de GAD, es que esta red permite a sus versiones digitales abrirse a la retransmisión en directo realizada por los ciudadanos que participan en eventos deportivos, campañas electorales o manifestaciones de protesta.
 
abc.es