.

Una empresa portuguesa es capaz de predecir el sexo de los bebés a través de datos específicos de la pareja, como el grupo sanguíneo, la fecha de nacimiento o el primer día de menstruación de la mujer, entre otros.
Uno de los encargados aseguró que su empresa no pretende "vender humo", y agregó que "el margen de error en el pronóstico es de alrededor de un 10 por ciento".

Tras el tratamiento de los datos de los cónyuges, se elabora un plan de comportamiento que señala los días más propicios para mantener relaciones sexuales, según se desee tener un varón o una nena.

La contratación de los servicios de la empresa incluye un gráfico que marca los días en azul como los más indicados para tener un niño, y en rosa para concebir una niña.

Si la empresa falla en sus pronósticos, se compromete a reembolsar el dinero a sus clientes, y para los incrédulos, la compañía tiene un test de "prueba" que calibra la fiabilidad del método, disponible en la web de la compañía de forma gratuita.

Pero no todos los casos pueden tratarse, ya que hay algunos con un historial médico complicado, por lo que no vale pena arriesgarse, al intervenir factores que dificultan un pronóstico fiable.

"Varias parejas españolas ya se han interesado por este nuevo método", indicaron los fundadores de la empresa, que adelantaron que para el próximo mes de noviembre crearán una página web en español, ante "el creciente interés de los clientes españoles".

La idea de la compañía nació por casualidad, cuando los promotores del proyecto comenzaron a usar datos de familiares y amigos que tenían la intención de tener hijos y se dieron cuenta que existía un determinado esquema de comportamiento, con el que se podía acertar el futuro sexo de los bebés.