El Mal de OJO: Es un malestar generalizado que comienza por agitación, cansancio, mala racha sin motivo justiciado, en todos los asuntos que estamos tratando y va in crescendo acumulando malestares y molestias. Suele ir acompañado de problemas físicos no habituales.

¿Cómo se produce esto?

Sencillo. A través de una asimilación de energía dañina trasmitida a por otra persona, ya sea provocado voluntaria o involuntariamente. Puede ocurrir que el provocador desconozca su propio poder y lo mas seguro es no sea consciente de sus propios deseos o envidias ajenas, pero eso no quiere decir que igualmente no sea el causante.

Hay unos síntomas que son indicativos de mal de ojo provocado:

EN LOS NIÑOS

Hay 3 síntomas muy definidos:

– Llanto continuo (sin haber causa aparente alguna).

– Falta de apetito.

– Insomnio (se suelen despertar por la noche).

SINTOMAS EN PERSONAS ADULTAS

1.-Insomnio

2.-Pesadillas y sueños negativos repetitivos.

3.-Sobresaltos durante el sueño (se despiertan con sensación de azoramiento y agobio)

4.-Pesadez y opresión en el pecho ya sea dormido o despierto.

5.-Presión en la garganta por un sueño ocurrido en las últimas horas de la noche. Siempre en este caso el despertar es sobresaltado con la presión en la garganta.

6.-Tensión nerviosa. Estado de nerviosismo y ansiedad generalizada, pero hay que tener en cuenta que deben concurrir mas de un síntoma a demás de este.

7.-Falta de energía. Se encuentra en un estado de e energía bajísimo encontrándose habitualmente cansado.

8.- Depresión

9.- mareos y vahídos

10.- Mente confusa. De no comprender cosas simples, olvidos, sensación de embotamiento. Pérdida de memoria

11.- nauseas, y vómitos y falta de apetito

13.- inapetencia sexual.

Tristeza, llanto, dolores de cabeza, estómago y espalda sobre todo. Tensión nerviosa y falta de concentración son características muy sintomáticas. A esto se añada que los médicos no encuentran motivo justificado para estos estados, y evidentemente, a partir de ahí, ya tenemos el caldo de cultivo para que se sumen los problema de relación de pareja, con secuelas tales como la impotencia o inapetencia sexual. Los mareos, la perdida de memoria. La desgana o desinterés por la vida aparecen en escena, y como consecuencia llegan problemas laborales, y económicos, bien sazonado todo ello con enormes disputas familiares. El resultado es una crisis personal, en la que lo más difícil, es detectar la causa. En una palabra la persona ha perdido su vibración energética habitual y todo se viene en su contra.

El hecho de que todos tengamos uno o dos de estos síntomas no significa que estemos cogidos por el mal de ojo; deben coincidir muchos de todas estas características y así y todo debemos cerciorarnos del aojamiento se ha producido.

PRESTANDO ATENCIÓN A LOS SÍNTOMAS ANTES MENCIONADOS

Estos son los que nos van a indiciar que algo fuera de lo normal esta ocurriendo. Una vez que ya hemos tomado conciencia de que coinciden muchos de los puntos del anterior apartado, haremos una comprobación.

Estas son las técnicas que nosotros practicamos para la detección el mal de ojo.

1. QUEMAR SAL GORDA

Se debe preparar una pequeña vasija (cazuelita de barro o metal) en la Cual se echará alcohol y se prenderá. Según va ardiendo, la persona que Supuestamente tiene mal de ojo irá cogiendo sal gorda y, pasándola por sus manos, la irá echando al fuego. Si los chasquidos de la sal gorda al irse quemando son muy fuertes, esto indica que la persona tiene mal de ojo, por el contrario, si los chasquidos son débiles, significa que la persona no tiene mal de ojo.

Personalmente no veo muy claro este sistema porque a no ser que el crepitar sea muy fuerte puede dar lugar a confusión.

3. LA SAL QUE TREPA

Se deberá coger un plato, a poder ser de cobre, en el cual se echará

Vinagre y unos puñados de sal gorda. Dicho plato se pondrá debajo de la

cama de la persona que queremos saber si tiene mal de ojo; si al cabo de tres días la sal ha trepado por los bordes del plato, esto significa que la persona tiene mal de ojo.

4. EL MECHÓN DE PELO

Será necesario tener a mano un vaso con agua limpia y un cacharrito con aceite de oliva. Se cortará un mechón de pelo de la persona a diagnosticar y se mojará en el aceite de oliva, echando tres gotas de aceite en el vaso de agua, rezando tres padres nuestros en cada gota. Hecho lo anterior hay tres posibilidades: que el aceite se hunda, lo cual implica la existencia del mal de ojo; que el aceite flote disperso, lo cual implica que hay mal de ojo o que el aceite flote agrupado, formando una masa compacta, lo cual nos da a entender que no hay mal de ojo.

5.EL DEDO EN ACEITE

En mi consulta le pido a la persona que actúe de la siguiente manera:

Deberá decir: “Pido ayuda para conocer si estoy cogida por el Mal de ojo o no”.

Mojar el dedo corazón en aceite de oliva y ponerlo encima del cuenco con agua sin tocar esta ni moverla, dejar que caiga el aceite sobre el agua del cuenco. Con 3 gotas es suficiente.

Si lo que queda flotando en el agua es una o varias gotas de aceite limpias, sin círculos concéntricos y separadas, significa que no haya aojamiento.

Si se convierten en círculos concéntricos o las gotas se extienden, entonces la persona si esta afectada por el mal de ojo.

Es importante que el paciente lo compruebe porque la toma de conciencia es esencial para que la limpieza sea efectiva. Se trata de trabajar en equipo para erradicar el mal, aunque la limpieza proceda de mis guías y yo no sea más que un simple instrumento .

Hacemos mención especifica a la siguiente obra : “El mito, la leyenda y el Hombre.Usos y costumbres del folklore”, Félix Molina-Tellez, Editorial Claridad, Primera edición, Buenos Aires 1947.

En ella “El doctor Orestes Di Lullo define el “mal de ojo” de esta manera: “La ‘malojiada’ puede ser intencional o casual. Es el hechizo que efectúa el viajero al pasar ante una criatura sin detenerse a tocarla. Suele incriminarse al “malojo” un gran número de enfermedades infantiles y hasta la muerte misma. Las pobres madres, siempre atentas a la salud de sus hijos, que no saben defenderse de este peligro, encuentran en los amuletos la tranquilidad que necesitan para dedicarse a sus quehaceres domésticos, Estos amuletos se hacen de hueso en América y de coral en Europa. Los santiagueños consisten en un diente de perro, un colmillo por lo general, que cuelgan del cuello de la criatura a modo de escapulario. Si por casualidad el párvulo fuese “malojeado”, se envía a buscar al autor del “daño”,que vuelve para “tocar” al enfermito, si el “malojo” ha sido casual. Si no regresara se supone que ha tenido intención de causarle “daño”, a menos que mande un mechón de sus cabellos o alguna prenda de su pertenencia, que se aplica sobre la cabeza del niño”.

En algunas zonas de America latina, como clara muestra de sincretismo religioso – pagano, el mal de ojo se cura utilizando un plato sopero con agua limpia en el que se vierte un chorro de aceite. Si se forma un “ojo” en el centro del plato, este debe ser cortado con la hoja de un cuchillo u otro objeto metálico, y luego se debe rociar con un pequeño puñado de sal gruesa. Al tiempo que se realizan estas tareas, debe rezarse el Padre Nuestro y pedir por la salud de la persona “ojeada”.

Como podremos comprobar no hay muchas diferencias en el tratamiento ya sea en una u otra parte del oceano, lo cual a mi parecer es un indicatvo que esa es la forma correcta de quitarlo, aunque no me cabe la menor duda que existiran otras.