El gigante tecnológico taiwanés Foxconn, que fabrica en sus factorías chinas el iPhone de Apple y otros aparatos tecnológicos de amplio uso en Occidente va a contratar a monjes budistas para que ahuyenten la mala suerte que supuestamente sufre la empresa.

Según informó hoy el diario "China Daily", los responsables de la empresa en la ciudad china de Shenzhen (sur) han invitado a eminentes monjes para que "liberen las almas del purgatorio", a raíz de que varios empleados de la empresa hayan intentado suicidarse en esa localidad, centro de la industria tecnológica del país. Seis de ellos se quitaron la vida, la mayoría arrojándose al vacío desde su casa, y al menos otros dos fallaron en el intento.

Algunos expertos han quitado hierro a estos sucesos, asegurando que la tasa de suicidios en la empresa no es excesivamente alta teniendo en cuenta su gran tamaño (la firma tiene 700.000 empleados en todo el mundo).

Muchos de los productos tecnológicos estrella en el planeta son fabricados por Foxconn para otras multinacionales, desde el mencionado iPhone hasta las consolas PlayStation, Wii y XBox (para Sony, Nintendo y Microsoft, respectivamente) o el lector electrónico Kindle, para Amazon.

Pekín (EFE).